Publicado el

Tarta de manzana y almendras

Tarta fitness de manzana y almendras

Os presentamos un quitaantojo perfecto para estos meses de otoño. ¡Pastel fitness de manzana, avena y almendras! Este dulce va a convertirse en tu mejor aliado los días que quieras darte un capricho sin azúcares, gracias a la capacidad saciante de las almendras y a su textura jugosa.

Ingredientes:

  • 400 gramos de manzana pelada, sin corazón
  • 4 huevos L
  • 120 ml de bebida de almendras
  • 30 gramos de harina
  • 30 gramos de almendra molida
  • Ralladura de limón
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de levadura química
  • Almendras

Elaboración:

1. Precalentar el horno a 180 ºC

2. Engrasar con aceite un molde redondo de 20 cm de diámetro

3. Preparar las manzanas, pelándolas, lavándolas y rallándolas finas

4. Mezclar la manzana con zumo de limón y poner la composición en un recipiente

5. Añadir todos los ingredientes (huevos, harina, bebida de almendra, almendra molida, canela  y levadura) y triturar a velocidad baja con batidora

6. Cuando la masa quede homogénea, poner todo en el molde y cubrir la superficie con almendras y canela al gusto.

7. Hornear durante 40-45 minutos.

8. Dejar enfriar y guardar en la parte menos fría del frigorífico

¡Bon appétit! 

Publicado el

Ariane Ochoa, surfista española

Ariane Ochoa, surfista española

¡Viernes de Vicio Sano! Esta semana hemos hablado con la surfista Ariane Ochoa, promesa indiscutible en el mundo del surf. Comenzó con 8 años en el mundo de la competición y desde entonces no ha parado. Ariane es campeona de España júnior Sub 18 y subcampeona de Europa sub-18 por selecciones en 2016 y medalla de bronce en el campeonato mundial celebrado en Australia de la categoría júnior en 2017.

Con el objetivo de llegar a las olimpiadas de Tokio, esta surfista ha estado trabajando muy duro estos últimos meses junto a Basque Team. 

¡Sigue leyendo porque nos lo cuenta todo aquí abajo!

Con cinco años te montas por primera vez en una tabla de surf. ¿Quién te inicia en el mundillo?

Fue una semana de casualidades. Mi familia no tiene nada que ver con el mundo del mar, pero mis padres decidieron apuntar a mi hermana a un cursillo de surf cuando estábamos de vacaciones en nuestra casa de verano, en Hendaya. Lo probó, le gustó mucho. Pidió a mis padres que la siguieran apoyando en ese deporte y ellos no dudaron en hacerlo. Ahí nació esa rutina de ir a nuevas playas, pasar tiempo en el mar y entrar en el mundillo de surf. Yo era muy pequeña, pero seguí los pasos de mi hermana y pasaba mucho tiempo en el mar. Siempre me encantó el mar, estar en el agua y creo que era algo que ya llevaba de serie. 

– ¿Cuál fue la sensación de coger la primera ola?

No tengo un recuerdo sobre cuál fue la primera ola. Pero sí que tengo flashes de cuando era más pequeñita y empezaba a no solamente subirme en la tabla, si no a coger las olas, ir hacia un lado, ir hacia otro… y era una sensación increíble eso de aprender a leer el mar, entender mejor la ola y cabalgarla. Ser capaz de entender al mar da sensaciones muy especiales y gratificantes. 

– Y con ocho ya empiezas a competir en el circuito europeo junior. Y hasta hoy no has dejado de sumar victorias. Campeona de España júnior Sub 18 y subcampeona de Europa sub-18 por selecciones en 2016, medalla de bronce en el campeonato mundial celebrado en Australia de la categoría júnior en 2017 y mucho más. ¿Qué hay detrás de todos esos éxitos?

Empecé con ocho años a competir, siguiendo los pasos de mi hermana. A ella no le gustó la competición, pero a mí sí porque soy una persona muy competitiva. Empecé con las categorías mixtas en el País Vasco. No había muchas chicas jóvenes en aquel momento en competición. Luego empezamos a ir a campeonatos cerca de casa a nivel nacional. Fui subiendo escalones hasta llegar al circuito Europeo Junior, que es un poco esa para de medir antes de salir al mundo. La verdad es que en la etapa junior aprendí mucho, Vi que no se me daba nada mal el surf y que podía conseguir grandes cosas. Confirmé ese pensamiento cuando llegué a Australia, a los campeonatos del mundo. Pude ver que el sueño de ser surfista profesional estaba cerca y que había que intentarlo. Detrás de todo eso, solo hay ganas, la pasión por el deporte, que son el motor que te hace sacrificar muchísimas cosas

– ¿Cómo fue el salto a la competición de élite?

Terminé mi etapa como junior muy satisfecha. Tenía muchas ganas de empezar en la categoría superior, pero tuve un traspié en ese salto por una lesión. Estuve un año parada, perdí mi ranking para la Liga Absoluta. Fue un parón, pero también un aprendizaje muy positivo. Es una experiencia dura, pero me ayudó a crecer como deportista y madurar, tener otra visión y mis objetivos más claros. 

Es un salto grande, ya que pasas de competir en junior a competir contra las mejores surfistas del mundo, en un circuito más largo y amplio. Además, incluye más responsabilidades como organizar los viajes. Hay muchos cambios y después de mi lesión me costó bastante. Perdí todo el ranking y para coger el ritmo tuve que pasar por baches. Pero, este año antes de la pandemia, había empezado muy bien en el circuito mundial, con muy buenas sensaciones. Y espero poder seguir con esas sensaciones y seguir mejorando y obteniendo resultados.

– Después de ponerte a prueba tantísimas competiciones, ¿Sientes nervios antes de cada competición?

El nervio siempre existe. Es un mecanismo de defensa que tiene el cuerpo ante situaciones de tensión o de incertidumbre, como puede haber en este deporte. Vamos a contrarreloj y sin saber realmente si va a venir la ola que necesitas. Aunque, hay veces que pasas más nervios que otras, dependiendo de la competición o de cómo estés psicológicamente para afrontar la competición. Está bien tener nervios, pero cuando hay de más pueden jugarte muy malas pasadas y que tu trabajo se vea afectado.

– Tras tantos años, debes de tener un estilo de surfear definido. ¿Podrías describírnoslo?

Siempre he sido bastante autodidacta y he ido evolucionando con la gente que me he encontrado por el camino. Nunca he tenido una base o un entrenador técnico. Así que he tenido un perfil muy radical y agresivo en las maniobras. Pero también hay que saber entrelazar maniobras, esto es algo más técnico que hay que pulir. En estos momentos, estoy trabajando esos matices para ser una surfista más completa. 

– ¿Quiénes son las personas que te apoyan con este camino que has escogido?

Desde siempre mis padres y mi hermana, que ha sido un referente. Con el tiempo, he tenido suerte de contar con el apoyo de marcas o proyectos como el Basque Team o la Federación Vasca de Surf. Y con otra gente con la que me he cruzado y me ha dado su apoyo. Así que son muchas personas a las que estoy agradecida. 

– Cuéntanos cómo es un día cualquiera de una surfista como tú. 

Entrenamos de lunes a sábado y domingo descansamos. Dependiendo de las olas, hay una sesión o una doble sesión. Además, hay una parte de preparación física, videocorrección y ejercicios en seco. En mi tiempo libre, aprovecho también para dedicarle tiempo a mis estudios y a mi familia.

– ¿Cómo es eso de meterse en las aguas del mar cantábrico en diciembre?

Estás haciendo algo que te gusta y no te supone un sacrificio. Aunque, a veces, puede ser duro por las condiciones del mar y el frío. Cuando tenemos doble entrenamiento, días de frío, el traje mojado… al principio, hay que hacer un esfuerzo de más. Por otra parte, tiene su lado positivo. En el Cantábrico hay muy buenas olas y en invierno suelen ser de calidad. 

– ¿Cómo son los entrenamientos de una surfista de élite como tú?

Mi preparación tiene tres grandes patas: la física, la psicológica y la técnica. La parte técnica la desarrollo con mi entrenador; la parte física con los preparadores del Basque Team y la psicológica con mi psicóloga María. Cada área se trabaja de un modo distinto, pero siempre con el mismo objetivo: sacar el máximo rendimiento y ser cada día mejor deportista

– Durante las temporadas y campeonatos, ¿debes de seguir unas pautas nutricionales en concreto?

Yo no sigo ninguna dieta, pero trato de comer muy sano y equilibrado siempre. Nuestro deporte no tiene categorías por pesos, así que no tenemos unas limitaciones estrictas. Aun así, hay que mantener una linea para llevar la tabla adecuada y por la salud para prevenir lesiones. Al final, el objetivo es el bienestar y aprender lo que tu cuerpo necesita en cada momento. En tiempos de competición, la ingesta suele ser mayor en hidratos y proteínas porque el gasto y la carga de trabajo es mayor. 

– Además de ser una promesa del surf nacional, estudias magisterio. ¿De dónde sacas el tiempo?

Sí. Cuando acabé el instituto, tuve claro que quería seguir creciendo en el mundo del surf y llegar a primera división, pero tampoco quería dejar de lado los estudios. Creo que hay tiempo para todo y son buenos complementos. A mí me ayuda a estar más centrada y no solamente pensar en el surf. Es una forma de tener otra perspectiva, la mente activa y, sobre todo, la capacidad de planificación. A mí me gusta hacer muchas cosas y, de este modo, estoy a lo que tengo que estar porque es el hueco que tengo para dar el 100%. Es una manera de aprovechar mi tiempo al máximo. 

En ciertas épocas de la temporada, se suelen juntar los trabajos, los exámenes, entrenamientos de más carga… y suele ser un poco más agobiante. Pero son semanas puntuales al año y, al final, se trata de planificarse y mantener la calma. Ya me queda muy poco para terminar la carrera. Solamente las prácticas y es mi gran problemática, ya que esto me obliga a estar presente y es difícil introducirlas en mi planificación, viajes y competiciones. 

– Háblanos del proyecto de Basque Team. ¿Cuál es tu rol dentro de esta iniciativa?

Mi rol es en esta iniciativa es la de ser deportista, dar lo máximo en los entrenamientos y los mayores resultados y, sobre todo, conseguir la clasificación olímpica hacia Tokio 2020. Este es el principal objetivo del proyecto, llegar a unas olimpiadas. 

– La pandemia te ha pillado preparando el Mundial del Salvador, donde te jugabas la clasificación de los Juegos de Tokio. ¿Cómo has vivido este parón?

Antes de llegar al Mundial del Salvador, nos quedaba por definir cuál iba a ser el equipo nacional oficial para el mundial. Así que mi primer objetivo era estar dentro del equipo nacional. La pandemia ha paralizado los planes de todo el mundo y no me lo he tomado mal. Si tienes los objetivos claros, da igual cuando sea el momento. Es una oportunidad para tener más tiempo para seguir trabajando. 

– Y después de los campeonatos, las temporadas de verano tan intensas, los estudios universitarios… ¿qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Me gusta pasar tiempo con mi familia, sobre todo, en verano. En etapas de competición, podemos tener 5 semanas seguidas sin parar. Me gusta evadirme, ir a la montaña, viajar, conocer sitios nuevos e, incluso, estar en casa. 

– Te has recorrido medio mundo de campeonato en campeonato. Australia, Sudamérica, Sudáfrica, Europa… ¿con qué destino te quedas?

Uno de los países en los que mejor me siento es Sudáfrica. Siempre me gusta volver por las amistades que tengo. Siento una conexión especial, que me hace sentir como en casa. Tengo muy buenos recuerdos. El año pasado, después de mi lesión, gané la primera prueba del mundial WQS 1.000. Mi objetivo es volver cada año.

– Cuando tienes vacaciones, ¿sigues quedándote en el mar o buscas otro tipo de destinos para desconectar?

Intento hacerlo. Con el tiempo he aprendido a dejar mi tabla de lado en algunos momentos y desconectar. Al final un surfista alocado, que vive con tanta intensidad su deporte, tiene el síndrome de la tabla. Nunca la puede dejar. He aprendido que, a veces, hay que dejarlo de lado, seguir disfrutando de otras cosas y salir de la perspectiva del mundo del surf. Hacer otras cosas que te llenan ayuda a que continúes teniendo un buen rendimiento. Por eso, me gusta viajar a algún destino en el que no haya surf de por medio, por ejemplo viajes culturales, con amigas, haciendo otro tipo de deporte. El último viaje que hice fue a Ámsterdam y disfruté mucho, solo con pasear por la ciudad, conocer sitios nuevos, comer en restaurantes…

– ¿Algo que te gustaría añadir a la entrevista?

Gracias por reflejar mi historia o un trocito de mi vida. Seguiré trabajando como lo he hecho siempre y espero poder conseguir objetivos más ambiciosos e ir cumpliendo mis sueños. Solo puedo decir que gracias a toda esa gente que me apoya de corazón y que está ahí tanto en los momentos buenos, como en los malos

Publicado el

Gastón Mouriño, jugador de balonmano

Gastón Mouriño, jugador de balonmano

Hoy, Vicio Sano de Balonmano. ¡Hablamos con Gastón Mouriño! 

Gastón es un jugador de balonmano argentino de 25 años. Tras pasar por varios clubs como el Club Nuestra Señora de Luján de Argentina, el Colegio Ward de Brasil, el BM Zamora y el Atlético de Valladolidad, este año ha conseguido una posición en el BM Guadalajara en España. Además, es jugador de la Selección Argentina de Balonmano. 

¿Quién es Gastón Mouriño ? ¡Cuéntanos alguna curiosidad sobre ti para que te conozcamos un poquito mejor!

Soy un jugador de balonmano argentino que vino a España con 19 años, después de vivir dos en Brasil, para poder jugar al deporte que amo y disfruto profesionalmente. 

¿Cuáles fueron tus primeros pasos en el balonmano?

Empecé a jugar con seis años en el colegio. Mis amigos y yo jugábamos a fútbol y, un día, nos ofrecieron probar el balonmano. A la mayoría nos gustó. Así que empezamos a compaginar ambos deporte hasta que llegó un punto en el que me decliné por el balonmano. Creo que fue una muy buena decisión.

¿Cuándo empiezas a plantearte jugar de forma profesional?

Eso llegó más tarde. Cuando empecé a sumar conocimiento y experiencias gracias a la Selección Argentina Juvenil (sub 19). Después de ese mundial, me di cuenta que quería ser profesionalmente. 

¿Tienes grandes figuras de referencia del balonmano?

¿Como todo el mundo, no? Siempre tuve de referente e ídolo a Christian Canzoniero, portero argentino, entrenador personal y compañero, y a jugadores como Gonzalo Carou y Julien Aginagalde, un argentino y un español que juegan en la misma posición que yo.

Además del balonmano, ¿tienes algún otro vicio sano?

Sí. La verdad es que soy bastante inquieto y, siempre que puedo, juego algún partido de paddel, fútbol, baloncesto… pero solo como un hobby porque me tengo que dedicar al 100% al balonmano. 

Eres Pivote. Cuéntanos cuál es tu misión principal en los partidos. 

Mi labor es generar espacio para que mis compañeros puedan entrar con mayor facilidad a la portería contrincante. Soy uno de los finalizadores de equipo, así que cuando llega el balón tengo que transformarlo en gol o en siete metros. Y también soy el que recibe la mayoría de los golpes en ataque jajaja

– Desde tu experiencia, ¿cómo logra un jugador rendir al máximo en la pista?

Creo que es la suma de varios factores. Hay que entrenar bien tanto a nivel físico como táctico. Pero también hay otros aspectos igual de importantes como la alimentación, el descanso, el trabajo psicológico a nivel de preparación. Todo ello ayuda a que se saque el mejor rendimiento posible.

¿Qué es lo más importante o imprescindible en la filosofía de un jugador?

La perseverancia, ser constante y trabajador, tanto en el deporte como en la vida cotidiana es fundamental.

El balonmano es un deporte que requiere conocer y entender a tu compañero. Cuéntanos como lográis esa coordinación o compenetración.

Con mucho trabajo en los entrenamientos. Siempre hay que buscar la mejor conexión posible y eso se logra en el día a día. Es algo fundamental y más en mi posición, que con una simple mirada tengo que interpretar y entender lo que me está transmitiendo mi compañero.

Vienes de Argentina, donde empezaste tu trayectoria en el Club Nuestra Señora de Luján. Cuéntanos que es lo más destacable de esos años con el equipo argentino.

Sí. En Luján crecí mucho como jugador. Me enamoré del deporte y siempre voy a estar agradecido al equipo por esos primeros años de formación que me permitieron llegar a cumplir uno de mis principales objetivos deportivos. Esta etapa me dio paso a jugar en Colegio Ward en Brasil, donde me terminé de forjar como jugador. Aprendí muchísimo y de la mano de grandes entrenadores, formadores y jugadores. A día de hoy, son grandes amigos. Fue una experiencia única. 

También has jugado con la selección argentina de balonmano y has ganado el  Campeonato Panamericano de Balonmano Masculino Juvenil de 2013 y el Campeonato Panamericano de Balonmano Masculino de 2018. ¿Qué diferencias hay cuando entrenas para la selección?

Dos experiencias únicas. Fue la primera vez que vestía la camiseta de mi selección. En el segundo campeonato, jugué con la selección absoluta, un sueño que siempre tuve de chico. Con respecto a los entrenamientos de la selección, son únicos. Cada vez que nos juntamos para entrenar, lo hacemos como si jugásemos todos en el mismo club y nos viésemos todos los días. Le ponemos una exigencia mucho mayor y se genera una gran competitividad sana, que nos hace rendir mucho más. 

¿Y cuáles fueron las sensaciones en esas dos victorias?

Creo que algo indescriptible, único y difícil de describir en palabras, pero una experiencia que me generó mucha felicidad.

¿Cómo fue tu llegada a España? ¿Te sientes satisfecho con el cambio?

Llegué al Bidasoa de Irún, gracias a una recomendación al entrenador. Me ofrecieron jugar con ellos y no lo pensé dos veces. Estoy totalmente satisfecho. Era lo que quería, ya vine soñando ser profesional. 

En carrera deportiva en España, has ido cambiando de equipo. Has estado varias veces en el Atlético de Valladolidad y en el BM Zamora. ¿Por qué se dieron esos cambios?

En el Bidasoa no me renovaron tras la ascensión y pasé al BM Zamora, donde también logramos el ascenso a la Liga Asobal. Al entrar en esa liga, volvimos a descender. Yo quería seguir en Asobal, así que pasé al Atlético de Valladolid. Allí no me fue como esperaba. Jugaba pocos minutos y no me renovaron al año siguiente. Así que me marché a mitad de temporada y volví con el BM Zamora para volver a tomar confianza y a disfrutar dentro del campo. Allí me recibieron con los brazos abiertos. ¡Siempre estaré agradecido al equipo!

¿Y cómo viviste todos esos cambios de equipo?

De la mejor forma posible siempre. Los cambios son buenos y me llevo algo positivo de todos esos equipos. Siempre hay que rescatar aquello que suma y, en mi caso, ha sido mucho. Estoy contento por ello. 

El pasado mes de abril, se terminaba tu etapa como jugador del BM Zamora. ¿Cómo sigue tu aventura en el mundo del balonmano ahora?

Personalmente, sentí que fue una gran temporada. Me ha llevado a estar en el Balonmano Guadalajara, que milita en la liga Asobal. Viene un nuevo reto que afrontaré con muchísima ilusión.

¿Qué te llevas de tu experiencia con el equipo?

Mis primeros años fueron increíbles y crecí de una forma que no creía posible.

¿Qué es lo que más valoras de tus compañeros?

Que sean trabajadores y que siempre quieran más. Esto genera, por lo menos en mí, una exigencia superior.  

Un deportista profesional como tú, ¿sigue una dieta deportiva y unas pautas de entrenamientos? ¿En qué se basan?

¡Sí! Llevo una dieta bastante estricta y completa. En ella busco cada día seguir mejorando. Sé que es uno de los factores principales. A la hora de entrar, creo que los trainings, deben ser lo más completos posibles y que me ayuden a estar en óptimas condiciones. 

¿Cómo llevas los momentos de presión antes y durante los partidos?

Hasta hace poco tiempo, era algo que muchas veces no sabía controlar. Gracias al trabajo de un psicólogo deportivo, aprendí a manejarlo y a llevar este estrés de una manera mejor. 

Has jugado en mundiales, campeonatos, torneos, ligas… pero aun eres joven por lo que tendrás más metas por cumplir en el deporte. ¿Cuáles son?

Una de las metas y sueños que más deseo cumplir es jugar unos Juegos Olímpicos

¿Algún otro proyecto en mente fuera del ámbito del balonmano?

Por ahora nada. Tengo muchas cosas en mente pero aun no defino algo con mucha certeza que disfrute. 

No queremos que dejar nada en el tintero, así que ¿te gustaría añadir algo a esta entrevista?

Que me llevo grandes recuerdos y sensaciones únicas de mi etapa deportiva hasta el momento. Y que ojalá contagie a más personas estas ganas de practicar balonmano u otro deporte y la perseverancia para que luchen por cumplir sus sueños. 

Muchas gracias!

¡Gracias a ti Gastón!

Publicado el

Marc Sallés, jugador de hockey hierba

Marc Sallés, jugador de hockey hierba

Esta semana, os presentamos a una estrella española del hockey. ¡Marc Sallés! Este súper deportista es jugador del Atlètic Terrassa y ha disputado los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y los de Río de Janeiro 2016 con España. También ha participado en un sinfin de mundiales de hockey hierba. Y esto no acaba aquí. Paralelamente a su carrera deportiva, Marc ha puesto en marcha Igotoo, su propio proyecto profesional en el mundo de las aplicaciones móviles.

¡Sigue leyendo porque nos los cuenta él mismo!

Háblanos un poquito de tus inicios. ¿Cuándo y cómo llegas al mundo del hockey?

Empecé a jugar a hockey y tenis a los cuatro años porqué eran los deportes principales del típico campus de verano. Aunque es a los seis años cuando me decanté por el hockey porqué podía jugar con todos mis amigos a la vez.

Además del hockey, ¿tienes algún otro vicio sano?

Desde pequeño, me encanta practicar y descubrir nuevos deportes. Al ser deportista de alto rendimiento he tenido que dejar un poco de lado los más extremos como skate, snow, surf o motociclismo y decantarme por otros más seguros como el golf, bici, pádel o kungfu. Fuera del deporte los mejores vicios sanos que tengo son leer y meditar.

Además de los beneficios físicos, ¿qué otros aspectos favorables tiene este deporte desde tu experiencia?

Al ser un deporte de equipo aprendes rápidamente una gran cantidad de valores como la amistad, empatía, compromiso, etc. Te das cuenta de que es necesario que todo el grupo conozca el objetivo al que se quiere llegar, crear un buen ambiente de trabajo y gestionar los problemas de forma constructiva.

Durante tu trayectoria deportiva, ¿has tenido grandes figuras de referencia?

Siempre tienes tus jugadores preferidos cuando eres pequeño, como Santi Freixa (uno de los mejores jugadores que ha tenido el Atlètic de Terrassa). Ua vez llegué a la elite empecé a descubrir que podía aprender de cualquier deportista. La ética de trabajo, mejora constante y capacidad de rendir en los momentos clave se dan en cualquier modalidad, ya sea individual o colectiva.

Un deportista profesional como tú, ¿sigue una dieta deportiva y unas pautas de entrenamientos? ¿En qué se basan?

Aunque siempre he mantenido una dieta saludable, desde hace unos años empecé a dejar de comer productos de procedencia animal y reducir la ingesta de harinas como el pan y la pasta. Bajé un poco el volumen muscular pero me ha ayudado a ser más ágil, tener muchas menos lesiones y mejorar mi rendimiento aunque fuesen pasando los años.

Participaste en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y los de Río de Janeiro 2016 con España, obteniendo un sexto y quinto puesto respectivamente. ¿Qué hay detrás de todos esos logros?

Te mentiría si te dijera que era mi principal objetivo. Participar en dos ediciones de los Juegos Olímpicos es la consecuencia de tener muchas ganas de mejorar y ser muy competitivo en todo lo que hago.

¿Y cuáles fueron las sensaciones al pisar por primera vez la Villa Olímpica en 2012?

La verdad es que parecía un sueño. Compartir comedor con medallistas olímpicos, jugadores de la NBA, futbol, tenis… que siempre habías visto por la tele. Ves que en ese momento eran igual que tú, uno más dentro de los otros cientos de atletas.

¿Cómo recibiste la noticia de que se aplazaban los Juegos de Tokio?

No fue algo de la noche a la mañana. Cada vez había más noticias de que era posible que se aplazaran. Aunque cuesta aceptarlo cuando finalmente llega la noticia, como atleta olímpico, tienes que darle un giro y buscar los beneficios de este cambio. Al disponer de un año más para prepararlos, puedes mejorar tus debilidades y potenciar tus fortalezas para llegar aún mejor al verano de 2021.

También has participado en mundiales. ¿Hay alguna diferencia entre preparar un partido con el Atlètic Terrassa y con la Selección Española?

No cambia mucho preparar una final de playoff de la liga española a jugar un mundial. Te preparas física y mentalmente, analizas al rival y compites para ganar cada partido. Hay otros factores como jugar con 15.000 mil espectadores, la repercusión o el premio que pueden hacer que notemos tensión o presión, pero son sensaciones que nosotros mismos creamos en nuestra mente. Cuanto mayor sea esto, mayor es la presión a la que se someten los jugadores. La clave es reducirlo todo a que es un partido más y que tienes que estar centrado en tu trabajo.

Muchos estudios hablan de la importancia del control emocional en competiciones deportivas y el éxito. ¿Crees que es imprescindible? ¿Podrías ponernos algún ejemplo o situación que hayas vivido?

Saber gestionar tus emociones cuando estás en alto nivel muchas veces es la diferencia entre ganar o perder. Hay muchos casos de deportistas que se han bloqueado en momentos clave. No por haber hecho una mala preparación o porque no fuesen lo suficientemente buenos, sino por no haberse preparado mentalmente. Por este motivo, desde hace cinco años, me inicié en la meditación. Al principio, lo hice por la curiosidad, pero posteriormente he visto que me ha ayudado mucho, no solo a nivel deportivo sino como una forma de vida.

¿Y cómo se afronta una derrota?

Lo bueno del deporte es que pierdes mucho. En entrenos, partidos, campeonatos. Y gracias a eso te hace mejorar y replantearte todo lo que habías hecho hasta ese momento. Como se dice “a veces ganas, a veces aprendes”. Aunque para mí los mejores aprenden en cualquier momento ya sea un entreno o en unos Juegos Olímpicos.

El hockey es un deporte que requiere conocer y entender a tus compañeros. Cuéntanos como lográis esa coordinación o compenetración.

A diferencia de los deportes individuales tener una buena cohesión de grupo es fundamental. Pasas muchas horas con ellos dentro y fuera del campo. Cuanto mayor sea la complicidad y confianza entre los jugadores más fácil se afrontarán y se solucionaran los problemas.

¿Crees que deportes como el hockey se fomentan lo suficiente en España?

Creo que España es una potencia mundial en muchos deportes pero desgraciadamente el fútbol ocupa el 80% de la atención. Esto deja a las otras modalidades con menos posibilidades de crecimiento. Los países que apuestan más por el hockey, generalmente, tienen ligas más competitivas.

¿Qué podemos hacer los ciudadanos de a pie para darle más visibilidad a estos deportes?

¡Es una buena pregunta! Para mí, hasta hace pocos años esto era un pez que se mordía la cola. Si no se daba más visibilidad en televisión, no se podía expandir. Pero si no se expandía, no salía por televisión. Hoy en día es más fácil llegar a cualquier espectador gracias a la gran cantidad de plataformas que ofrecen live stream. El problema actual reside en cómo puedes captar la atención de los espectadores con tanta información disponible.

Te hemos visto en varias ocasiones apoyando a las categorías femeninas. Bajo tu punto de vista, ¿cuál es el principal obstáculo para el reconocimiento del deporte femenino?

Creo que en el caso del reconocimiento del deporte femenino es necesario crear unas bases para fomentarlo y promoverlo. Me refiero a que deportistas, todos y todas, tengamos las mismas condiciones. Esta desigualdad de género en el deporte debe combatirse definitivamente y que solo se hable de deporte, sea femenino o masculino. Una vez tengamos esta igualdad, en el deporte al igual que cualquier negocio o institución, los partidos se valorarán en función de la cantidad de gente dispuesta a pagar o destinar su tiempo para verlo.

Sabemos que has conciliado tu carrera deportiva con tu espíritu emprendedor. Cuéntanos cómo es eso de compaginar tu vida deportiva con tu vida profesional.

Ser emprendedor es algo que he llevado siempre dentro. Aunque el hockey de alto nivel te exige una gran dedicación durante todo el año, desde el primer momento tuve claro que tenia que aprovechar el tiempo libre para estudiar y trabajar, si quería formarme para poder crear cualquier proyecto.

Actualmente, estás trabajando en la aplicación móvil Igotoo. Cuéntanos cómo surge esa idea y qué necesidades detectaste en el proceso de ideación de tu proyecto.

La idea nace o surge hace tres años. Mi socio Miquel, que ha trabajado varios años en el sector del transporte de personas, detectó una deficiencia en el mercado. Yo había estado trabajando durante dos años en una empresa de soluciones de software llamada Worldline del grupo Atos y en ese momento estaba estudiando un master de aplicaciones móviles. Tal fue el inicio que me costaba dormir pensando en las funcionalidades, diseño y experiencia de usuario que debía tener la app de Igotoo.

¿Algún otro proyecto que te gustaría compartir con nosotros?

Tengo varias cosas en mente, pero prefiero hablar de los proyectos que se pueden ver. Como mi colaboración con Nectina, una marca con la que me identifico personalmente como forma de vida o como decís vosotr@s de un vicio sano.

No queremos dejar nada en el tintero, así que ¿te gustaría añadir algo a esta entrevista?

Espero que proyectos como el vuestro empiecen a crecer y ser aceptados ampliamente por la población. Esto significaría que el mundo está cada vez más concienciado del maltrato que sufren los animales, lo insostenible que es para el medio ambiente y los beneficios que obtienes tanto mental como físicamente.

¡Muchísimas gracias Marc!

Publicado el

Frutos secos: superalimentos para potenciar tu cerebro

Frutos secos: superalimentos para potenciar tu cerebro

¡Un último esfuerzo que esto ya se acaba! Somos much@s los que hemos pasado por esos exámenes de selectividad que nos provocan tantos nervios. Aun así, son solamente tres días de pruebas y luego os esperan tres meses de verano para pasarlo en grande. Así que ¡merece la pena ese esfuerzo!

En esas largas jornadas de estudios, es imprecindible seleccionar bien los alimentos. Una dieta equivocada puede llevarnos a tener una digestión pesada, somnolencia o dificultad para concentrarnos. Lo más recomendable es hidratarse bien y comer poco a poco y frecuentemente alimentos fáciles de digerir y que nos ayuden a reponer energía.

Desde Nectina, queremos daros una recomendación que hará que este momento sea mucho más llevadero y os ayudará a retener mucho mejor los temarios de selectividad. ¡Tomar frutos secos! Estos alimentos favorecen el rendimiento de vuestro cerebro a la hora de llevar a cabo actividades cognitivas como estudiar. ¡No lo entendáis mal! ¡Milagros a Lourdes! Esto no quiere decir que sin estudiar, aprobaréis los exámenes, pero sí que harán que vuestras horas de estudio sean mucho más productivas y os explicamos los motivos.

¡Mejoran tu actividad cerebral!

Los frutos secos son alimentos ricos en fósforo, magnesio, vitamina E y B6 y grandes aliados para la memoria. ¿Por qué? Por sus altas concentraciones de flavonoides, es decir, antioxidandes con efectos antiinflamatorios, anticancerígenos y protectores del corazón. Estos antioxidantes acceden también a las áreas del hipocampo del cerebro, responsables de los procesos de aprendizaje y de la memoria. Sigamos con las terminologías científicas un poquito. Los flavonoides tienen efectos neuroprotectores y esto provoca la aparición de nuevas neuronas. Además, también mejoran el flujo sanguíneo del cerebro.

Además, son una opción ideal para reponer fuerzas y evitar la ansiedad que nos generan los nervios por lo exámenes. Así que ya sabéis, si os pica el gusanillo entre horas, las nueces, las almendras, los cacahuetes y las avellanas son grandes opciones. No solo recargarán vuestras pilas, sino que también ayudarán a la producción de neutrotransmisoren y contribuirán al buen funcionamiento de vuestro sistema nervioso.

Alimentos prohibidos en épocas de exámenes

Evita todo tipo de bebidas estimulantes y energéticas, café, infusiones, refrescos de cola durante los días de las pruebas. Su consumo provoca un aumento de los niveles de ansiedad y una reducción de la capacidad de concentración. Además, pueden alterar tu sueño o provocarte insomnio y eso bajará tu rendimiento notablemente. Tampoco comas dulces o fast food, ya que tu cuerpo invertirá muchísima energía en digerir ese tipo de comida. 

Y, por último, estos días deja apartados todos aquellos alimentos que tengan altas cantidades de azúcar. Podrían causarte nervios y distracción y hacerte sentir más insegur@ durante los exámenes. ¡Resiste a esa tentación y déjala para más tarde!

¡Muchísima suerte a todos y todas en la recta final!