Publicado el

Menjar blanc

manjar blanc menjar blanco

¿Conocéis el menjar blanc? Se trata de una crema dulce típica para San Juan en Menorca. También es muy típico en la cocina catalana, sobre todo en Reus.  ¡Ideal para entrar en el mood veraniego! 

Su textura cremosa es similar a la de las natillas, aunque su sabor es mi similar al del arroz con leche gracias al toque que le da la canela.

Además, el menjar blanc es súper fácil de preparar. Lo podéis hacer en casa siguiendo esta receta.

Ingredientes:

  • 500 ml de bebida de almendras
  • 30 gr de maicena
  • 125 gr de azúcar
  • 1 ramita de canela
  • Corteza de limón
  • Canela en polvo
IMAGEN MANJAR BLANCO MENJAR BLANC

Elaboración del menjar blanc:

  1. Hervir la bebida de almendras, la corteza de limón y el azúcar en una olla.
  2. Disolver la maicena en un vaso con bebida de almendras.
  3. Bajar el fuego cuando empiece a hervir y añadir la maicena.
  4. Remover el contenido hasta que quede bien espesa durante cinco minutos.
  5. Colocar el menjar blanc en platos pequeños y poner canela en polvo por encima.
  6. Dejar enfriar en la nevera durante tres horas.

¡Y ya tenéis un postre delicioso para vuestra verbena de San Juan!

Publicado el

9 trucos de cocina fácil para principiantes

COCINA FÁCIL

9 trucos de cocina fácil para principiantes

¡Pues sí! Nada más y nada menos que nueve consejos de cocina fácil para aquellos que no lo pasáis tan bien entre fogones. Cocinar puede ser un gran dilema. Todos/as sabemos hervir arroz o pasta, hacer una hamburguesa a la plancha o un tortilla. Sin embargo, si no somos unos cocinillas y queremos hacer platos más elaborados, es posible que acabemos salpicando el aceite, cortándonos, quemando los alimentos o acabando con un resultado no esperado.

Así que nos hemos puesto manos a la obra y hemos creado esta pequeña guía con 9 truquillos para que esos ratos no se conviertan en una pesadilla.

¡Empezamos!

1. Prueba tus platos mientras los haces

¡Sin miedo! Es muy importante que probéis una cucharada de vuestros platos mientras los estáis cocinando. Por ejemplo, una cucharada de caldo, salsa o cremas. Esto os ayudará a saber en qué punto de cocción estáis y cómo vamos de sabores. ¡Recuerda que siempre estás a tiempo de añadir sal, pimienta o cualquier especia!

2. Mantén tu libro de recetas limpio

Muchas personas toman apuntes mientras cocinan o copian recetas de blogs. Es genial recopilar recetas que nos gustan en una libreta para no perderlas de vista, pero intenta que no se manchen de salsas, aceites o salpicaduras de comida. 

Intenta tener distintos espacios en tu cocina para que el libro quede alejado del horno, los fogones, el lugar donde cortas los alimentos… ¡así seguro que nada se mancha!

3. No tienes que comprar todos los accesorios que veas, solo los que necesitas

A todos nos encanta estrenar nuevos utensilios, pero no nos volvamos locos y llenemos la cocina de cacharros que no necesitaremos nunca. Las herramientas adecuadas serán grandes aliados y las que no lo son… ¡os estorbarán! Para obtener buenos resultados, es importante que cuentes con los instrumentos apropiados. Por eso, antes de empezar a preparar un plato, asegúrate de que tienes todas las herramientas que hacen falta para prepararlo.

cocina fácil

Aquí os dejamos unas cuantas recomendaciones para principiantes que os permitirán elaborar una gran variedad de platos de forma fácil y cómoda.

  • Cuchillos
  • Moldes pequeños
  • Bandejas para hornear
  • Pinzas
  • Espátula
  • Cucharón
  • Tabla de corte
  • Rallador
  • Colador
  • Báscula de cocina
  • Tijeras
  • Sartenes, ollas y cacerolas
  • Varillas

4. Elimina los malos olores de tus manos

Ajo, cebolla, salsas, café… los alimentos tienen olores fuertes y de los que no es fácil desprenderse. Y, pese a que, en ocasiones, parece imposible deshacerse de esos olores, te dejamos un truco fácil que no dejará ni rastro de los alimentos con los que has estado cocinando. Para que tus quedar libre de olores, frota tus manos con bicarbonato de sodio y limón y enjuágalas con agua. ¡Cocina fácil también es sentirse cómod@ mientras lo haces!

5. Remoja mientras no estás en la cocina

Las legumbres deben estar en remojo unas ocho horas antes de ser cocinadas. Así que te recomendamos que aproveches tus horas de sueño, laborales o esos días que pasas fuera de casa haciendo recados para dejarlas en remojo. ¡Así cuando vuelvas solo tendrás que echarlas a la olla exprés y dejar que se hagan!

10 consejos rapidísimos de cocina fácil:

No pongas las especias encima del extractor o de los fogones para que no entre calor ni vapor en los recipientes

Pon los cítricos en el microondas 20 segundos para que retirar la corteza sea bien fácil

Deja marinando tofu, soja texturizada, seitán, tempeh o verduras antes de irte a trabajar.

Despeja tu cocina y guarda todo lo que no uses a diario, así cocinarás mucho más cómodo.

Congela las nueces sin cáscara, así conservarán todas las propiedades beneficiosas, sabor y aroma.

Cuela el aceite después de cada uso
. Especialmente si has frito rebozados o empanados.

Usa la cantidad justa de especias, pero no seas tacaño.

Cocina el pescado sobre limones para que no se te deshaga.

Si tu sopa está muy salada, coloca una patata en la olla exprés para que absorba la sal.

Aprovecha las verduras al máximo (tallos, hojas y recortes incluidos).

6. Limpia la cocina sobre la marcha

A muchos les encanta cocinar, pero lo de limpiar ya no gusta tanto. Para que esta tarea sea más llevadera, trata de ir recogiendo y limpiando sobre la marcha, mientras vas cocinando. Por ejemplo, cada vez que uses una tabla, pásale la bayeta, ve limpiando los vasos y recipientes que vayas usando mientras tengas algo en el horno para evitar que se te acumulen en el fregadero, deja enfriando sartenes y cazos mientras sirves los platos…

cocina fácil

7. Cocina lo que te gusta

Sin dejar de cuidarte, trata de encontrar recetas saludables que sean de tu agrado. Hacer platos que nos gustan siempre resulta mucho más motivador que cocinar algo que sabemos que no vamos a comer con agrado. Si eres principiante y empiezas preparando platos que no te resultan deliciosos, vas a dejar la cocina en cero coma. 

8. Cocina fácil cocinando el doble

Cocinar es una actividad que lleva tiempo y más si quieres comer platos completos. Así que ahorra tiempo y cocina raciones más grandes. Ten en cuenta esto cuando hagas arroz, pasta, legumbres, quinoa… El tiempo de cocción es el mismo para una ración, para dos y para tres, así que haz cantidades grandes y guarda en la nevera lo que sobre. De esta manera, contarás con más ingredientes para otros platos que vayas a prepararte durante la semana.

cocina fácil

9. Deja que bizcochos y pasteles se enfríen antes de cortarlos

¿Parece obvio, no? Pues no lo es tanto. Mucha gente comete el error de cortar un bizcocho justo después de sacarlo del horno y lo rompe todo. Cuando hagas bizcochos y pasteles, deja que se enfríen primero antes de cortarlos. La masa es mucho más delicada cuando está caliente y se rompe con mucha facilidad. Una vez esté frío, córtalo y sírvelo. 

Estos trucos de cocina fácil te resultarán muy prácticos para dar tus primeros pasos como cocinillas. Siguiéndolos, te evitarás muchos problemas en la cocina. Incluso, ¡ahorrarás en tiempo e ingredientes!

Publicado el

Pasta con salsa de brócoli

pasta con salsa de brocoli
pasta con salsa de brócoli
pasta con salsa de brócoli


Triturar las verduras es una forma estupenda de empezar a introducirlas en la alimentación de los más pequeños. ¡Comen sano y ni se enteran! La pasta siempre les gusta, pero las verduras… ¡no tanto! Así podemos empezar a convencerlos de que estos alimentos son deliciosos. Y si tiene una textura tan cremosa y un sabor tan exquisito como esta salsa, te aseguramos que querrán repetir.

Es una manera distinta de comer verdura e integrarla en vuestros menús semanales. Además, esta receta resulta hará que tus platos de pasta sean mucho más ligeros y nutritivos.

pasta con salsa de brócoli


Ingredientes para una pasta deliciosa:

  • 300 gr de brócoli
  • 3 ajos
  • 350 ml de bebida de almendras 0% azúcares
  • 2 cucharadas de levadura de cerveza
  • Zumo de limón exprimido
  • 30 gramos de nueces
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de orégano
  • Sal y pimienta al gusto
  • 400 gr de macarrones

Pasos de elaboración:

  1. Lavar y trocear el brócoli.
  2. Pelar y cortar los ajos en láminas.
  3. Poner en una sartén con dos cucharadas de aceite y sofreír.
  4. Cuando los ajos se doren, añadir la bebida de almendras, el brócoli cortado, las nueces, la sal y
  5. la pimienta.
  6. Llevar a ebullición y cocer durante 7-8 minutos a fuego lento y con la tapa puesta.
  7. Retirar del fuego e incorporal la levadura de cerveza, un chorrito de zumo de limón y orégano.
  8. Triturar todo bien en la batidora hasta que quede una salsa fina.
  9. Llenar una olla con agua y cocer la pasta.
  10. Una vez la pasta esté lista, mezclar con la salsa


¡Y ya estaría listo! Aunque si aun quieres hacer este plato más delicioso, puedes añadirle el
topping que más te guste.

¡Buen provecho!

Publicado el

¿Hambre o ansiedad?

HAMBRE

¿Hambre o ansiedad?

Estás triste, totalmente descentrado/a, cansado/a… Sientes la necesidad de comer algo. Vas a la despensa a buscar algo para picotear y te das el homenaje. Durante la ingesta sientes alivio, pero enseguida llegan la culpa, el arrepentimiento, la vergüenza… Efectivamente, eso es ansiedad.

¿Cuántas veces te has encontrado en la cama sin poder dormir y queriendo levantarte para comer? ¿Cuántas veces estás aburrido o preocupado por algún motivo y lo único que hacer es comer y comer? ¿Sabes diferenciar entre hambre real o ansiedad? Es muy común que en situaciones de estrés, aburrimiento o tristeza nos entren ganas de comer alimentos que creemos que calman esas sensaciones que no tienen ningún tipo de relación con el hambre.

Vamos a aclarar conceptos. El hambre es una sensación que nos envía nuestro cuerpo cuando tiene la necesidad de recibir alimentos. Por ello, para saber si tenemos hambre real o estamos teniendo un momento de ansiedad debemos aprender a detenernos y analizar la situación por la que estamos necesitando ingerir alimentos. ¿Comerías cualquier cosa en ese momento o te apetecen dulces? ¿Te sientes con necesidad de cariño, tranquilidad, seguridad o bienestar?

Cuando conseguimos detenernos, observar y detectar el origen de esa sensación, estamos entrando en un proceso de alimentación consciente, que es la capacidad de prestar atención plena en lo que comemos al momento presente.

El mecanismo de la adicción. Si estás estresado crece el impulso de tomar alimentos no saludables para buscar alivio. Con ellos buscamos la satisfacción que nos producen, aunque este comportamiento nos lleva a comer de más, más rápido y a subir de peso.

¿Cómo diferenciar los momentos de ansiedad de los de hambre?

Como ya te hemos explicado, la ansiedad nos empuja a comer porque estamos pasando por problemas personas que no sabemos gestionar. No tenemos hambre real, sino estados anímicos y emociones negativas que no sabemos resolver y nos alteran. Esto acaba resultando en la ingesta de alimentos de una forma impulsiva e incontrolada. Lo que buscamos es satisfacer, saciar o llenar ese vacío que nos está perturbando psicológicamente.

En estos momentos, lo que nos apetece son ultraprocesados con mucho azúcar. No querremos comer carne, verdura o pescado, sino alimentos con mucho azúcar. Esto se debe a que los niveles de glucosa en nuestro cuerpo bajan por la alteración de nuestras emociones, y necesitamos glucosa para recuperar su equilibrio. Así que sentiremos una gran necesidad por ingerir dulces y carbohidratos.

hambre

Ten en cuenta que los dulces generan un aumento de la dopamina y las endorfinas, que generan bienestar, felicidad y, a veces, euforia. Sin embargo, si los consumes de una forma continuada, tu cerebro se acostumbrará y se hará tolerante a ellos y dejarán de producir el mismo efecto, por lo que deberás aumentar las cantidades.

Lo ideal es identificar esas señales que nos está mandando nuestro cuerpo y poner medidas para intentar controlarlo. Es básico aprender a identificar cuando realmente tenemos hambre porque nuestro cuerpo necesitar nutrientes y cuando no lo es. Aquí te comentamos las características principales que te ayudarán a detectar esos momentos de ansiedad:

  • Aparece de forma repentina
  • Falta de control
  • Compulsión
  • Obsesión o preocupación constante por qué vas a comer
  • No es un hambre común que aumenta de forma progresiva
  • Sientes antojo de un alimento determinado (suelen ser dulces y fritos)
  • Debes satisfacer esa sensación de forma inmediata
  • Suele ir acompañada de un comportamiento impulsivo
  • El estómago está tranquilo y no emite ruidos ni lo sientes vacío
  • Pese a sentirte lleno/a, sigues comiendo
  • En el momento en que se está comiendo, se busca la mejora y el bienestar
  • Tras la ingesta, sientes culpa, vergüenza, decepción o insatisfacción personal

Por tanto, la ansiedad no es una respuesta biológica, sino la respuesta a otra carencia interna. Por ello, te recomendamos que, si quieres solucionar este problema, acudas a un especialista o profesional de inmediato. De este modo, será mucho más fácil detectar el origen de estas ingestas y solucionar lo que realmente nos está afectando emocionalmente. Así que si has detectado alguna de estas características en tus ingestas, visita a un profesional de la salud.

hambre

¿Qué podemos hacer ante las situaciones de ansiedad?

Ahora que ya tienes claro que está ocurriendo en tu cuerpo cuando sientes ansiedad, te damos unos consejos que te ayudarán a controlarla.

  • Desayuna, come y cena en un ambiente sereno y sin distracciones de una manera consciente. Aquí te dejamos un ejercicio de mindfoodness que te será muy útil cuando estés ansioso. Haz clic aquí. 
  • No te saltes las comidas. Nos ayudará a que nuestro cuerpo a estar activo y, por lo tanto, a no sentir ese hambre más atroz en la próxima comida que nos hará atiborrarnos y aumentando nuestro nivel de ansiedad también.
  • Come muy despacio, masticando muy bien los alimentos.
  • Entre horas, tómate un tentempié saludable.
  • Analiza tus hábitos para tomar conciencia de ellos. Apunta en una libreta lo que comes durante una semana, añade las situaciones que te llevan a elegir alimentos procesados, ultraprocesados y dulces, escribe qué emoción va acompañada de esa situación (aburrimiento, tristeza, nervios…) y anota cómo te sientes después de comerlos.
  • Deja de contar calorías. Esto hará que midas  tu hambre de acuerdo a tu intelecto en lugar de seguir las indicaciones de tu cuerpo, además de que resulta muy estresante y añadir estrés es lo último que queremos.
  • Planifica lo que comes. Hazte un menú semanal para que, así, sepas exactamente qué vas a comer y a qué hora.
  • Come alimentos saciantes para evitar la sensación de hambre. Te recomendamos que incluyas en tu dieta las frutas y las verduras.
  • Prueba las meditaciones. Las meditaciones nos ayudan a evadirnos y a encontrar nuestro momento de conexión con nuestro cuerpo. Esto te será muy útil para detectar qué te causa ese malestar que te lleva a comer compulsivamente e intentar controlarlo.
  • Haz deporte. El ejercicio físico es un hábito muy recomendable para conseguir reducir la ansiedad y vivir de una forma más optimista y positiva.
  • Evita el azúcar. Te recomendamos que evites tener ultraprocesados, procesados y dulces en tu casa y optes por versiones más saludables como yogures, frutas. 

¿Sabías que…? La alimentación consciente intenta desarrollar en nosotros el comportamiento contrario, es decir, promueve el autocontrol y el autoconocimiento, rescatando señales internas que tenemos olvidadas y volviendo más «racional» y menos automático el comer actual. El mindfoodness o alimentación consciente busca mejorar la forma en que nos relacionamos con la comida trabajando en la esfera mental y emocional sobre todo.

Nuestro cuerpo es único y estos momentos de ansiedad podrían pasarnos factura a corto y largo plazo. Debemos concienciarnos más sobre la importancia de cuidarnos y llevar una alimentación equilibrada para sanar cuerpo y mente.

Publicado el

La dieta cetogénica

DIETA CETOGÉNICA

La dieta cetogénica

Cuando se trata de “ponerse a dieta”, las tendencias también van y vienen. Hoy os hablaremos del plan de alimentación que tan de moda se ha puesto este último año: la dieta cetogénica, más conocida en las redes sociales como la dieta keto. 

¿Os suena? Esta dieta consiste en reducir de forma drástica los hidratos de carbono, mantener un consumo moderado de proteína, y aumentar la ingesta de grasas. El objetivo principal es exponer el cuerpo a la cetosis. ¡Hoy te lo contamos todo sobre la dieta cetogénica!

Y la cetosis, ¿qué es?

Básicamente, la cetosis es el resultado de la quema de grasas por parte de nuestro cuerpo para obtener energía. Quizás aquí, muchos de vosotros os estaréis preguntando: ¿Esto no es lo que sucede cuándo nuestro cuerpo necesita energía? En una dieta keto no es exactamente así. 

Cuando seguimos una dieta normal, el cuerpo utiliza los hidratos de carbono como la fuente de combustible favorita. Cuando seguimos una dieta keto y, por lo tanto, no ingerimos carbohidratos, el cuerpo se queda sin reservas de energía y el hígado produce cetonas recurriendo a las grasas para usarlas como fuente de combustible inmediato, especialmente para el cerebro y el funcionamiento de los músculos.

En resumen, cuando no hay glúcidos disponibles en sangre como combustible, se usan los ácidos grasos para generar cuerpos cetónicos que se utilizarán como fuente de energía. ¡Y este es el principio fundamental de la dieta cetogénica!

dieta cetogénica

¿Cuándo podemos recurrir a la dieta keto?

¡Pues cuándo queremos adelgazar! ya que quemamos grasa todas las horas del día, durante toda la semana. Al entrar en cetosis, necesitamos más ácidos grasos para obtener menos energía; y el mayor gasto energético, contribuye a una mayor pérdida de peso.

Además, al limitar o eliminar los hidratos de carbono, estos no se acumulan e impiden que se concentren en forma de grasa. Suena bien, ¿verdad? También ayuda a controlar el hambre porque incrementa la saciedad y el apetito disminuye. 

La dieta cetogénica se recomienda, sobre todo, a los que hacemos dieta pero estamos estancados en la pérdida de peso. Suele pasar, y sabemos de sobras que puede llegar a ser muy frustrante… Esta dieta puede ser efectiva durante un corto período de tiempo. Eso sí, debe estar supervisada por un nutricionista para evitar riesgos para la salud. También es ideal cuando queremos cambiar de hábitos alimenticios y dejar atrás la bollería, los dulces y los ultraprocesados que tanto nos gustan. No os negaremos que al principio puede ser un poco difícil, ¡pero no olvidéis que todo es mental!

Alimentos recomendados

Al final, lo importante en la dieta cetogénica es saber qué podemos comer y qué no. En la dieta keto nos tenemos que centrarnos en obtener las calorías de alimentos grasos y algunas proteínas. Aquí os dejamos una lista de la proporción de nutrientes que se deben ingerir en un día: 

  • Un 60-70% de grasas. ¡Ya sabéis que estas son las protagonistas de la dieta! Pero solo las grasas cardiosaludables, nada de bacon y embutido. Por lo tanto, hay que haber un alto contenido en alimentos de origen animal, carne, pescado, huevo, marisco, leche, queso, etc. Y también vegetales altos en grasa: aceite de oliva, frutos secos, semillas, mantequilla de cacahuete o de sésamo, etc.
  • Un 20-30% de proteínas. De nuevo, el pescado, la carne, los huevos, el marisco o la leche son los alimentos más ideales para aportar una buena cantidad de proteína al cuerpo. En esta dieta tenemos que eliminar completamente los dulces, y el alcohol. Pero si en algún un momento nos entra un antojo de los grandes, el chocolate puro está permitido.
  • Menos de un 10% de hidratos de carbono. La cantidad debe ser mínima porque eliminamos por completo los cereales y derivados y las legumbres. También se dejan de comer la mayoría de las frutas, excepto el aguacate, el coco, las aceitunas y los frutos rojos como los arándanos. Tampoco se comen verduras ni tubérculos.
dieta cetogénica

¿No estás seguro sobre qué comer de si la dieta cetogénica es para ti? ¡No te preocupes! Hay muchísimas otras dietas que puedes como la mediterránea, la Dash o flexitariana, con las que también puedes obtener muy buenos resultados.

Publicado el

Torrijas de almendra

torrijas
torrijas
torrijas

¿Y unas buenas torrijas para estos últimas días de Semana Santa? Son un plato que no puede faltar en vuestras mesas estos días. Normalmente, son de leche, pero en Nectina os hemos preparado unas torrijas deliciosas para intolerantes a la lactosa y vegetarianos. ¡Sorprende a tus amigos o familiares sin alejarles del sabor de siempre! 

Son un postre muy fácil de preparar y que os llevará vuestros sentidos a la cocina más tradicional de la abuela. 

torrijas

Ingredientes:

  • Pan de torrijas (sin leche)
  • 1 litro de bebida de almendras original
  • Cuatro huevos
  • 2 cucharadas de almendra caramelizada
  • Azúcar moreno
  • 3 cucharadas de canela
  • Miel
  • Aceite de oliva

Elaboración:

  • Cortar el pan en rebanadas
  • Poner la bebida de almendras en un recipiente
  • Colocar los huevos en un bol y batirlos
  • Poner el azúcar moreno mezclado con las almendras caramelizadas y la canela
  • Coloca las rebanadas de pan en la bebida de almendras hasta que queden bien impregnadas, girándolas y asegurando que se empapen bien
  • Calentar una sartén con aceite a temperatura media-alta 
  • Pasar el pan mojado en bebida de almendras al huevo batido
  • Poner las torrijas en el aceite caliente y freír hasta que queden doradas
  • Colocarlas sobre papel de cocina absorbente
  • Rebozarlas en el azúcar, la canela y la almendra laminada
  • Añadir la miel por encima

¡Y ya tenemos las torrijas listas para servir!

Publicado el

Crema de calabaza

calabaza
calabaza
calabaza

Crema de calabaza 

La crema de calabaza es una receta que no puede faltar en vuestro menú semanal por dos razones: es súper fácil de hacer y muy ligera. Y a esto se suma que se puede comer fría en verano y caliente en invierno, de primero para comer y como plato único para cenar.

Esta receta es muy económica y práctica, ya que de ella salen grandes cantidades de crema que puedes congelar, si no te vas a comer ese mismo día. Además, es un un plato muy sencillo, delicioso, nutritivo y saciante, que se prepara en 30 minutos con ingredientes que puedes encontrar en cualquier supermercado.. Por último, es muy reconfortante, sobre todo en los días más fríos de invierno, en los que nada entra mejor que un plato bien caliente.

calabaza

Ingredientes:

  • 400 gr de calabraza
  • 3 zanahorias
  • 3 patatas pequeñas
  • Medio litro de bebida de almendras
  • Media cebolla
  • Pimienta negra
  • Nuez moscada
  • Una pizca de sal
  • Aceite de oliva
  • Agua

Pasos de elaboración: 

  1. Pelar y trocear la cebolla, las zanahorias, la patata y la calabaza.
  2. Añadir dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén y sofreír con la cebolla.
  3. Añadir a la sartén las zanahorias y las patatas cuando la cebolla esté dorada.
  4. Cubrir con medio vaso de agua y dejar en la sartén durante cinco minutos.
  5. Poner la calabaza y la bebida de almendras junto con la pimienta, los cominos y la sal.
  6. Cocer a fuego lento durante 20 minutos.
  7. Apagar el fuego y poner toda la mezcla en un recipiente.
  8. Triturar todo con la batidora hasta que quede una composición homogénea.
  9. Añadir nuez moscada.

¡Y a disfrutar de un plato bien sabroso!

Publicado el

5 deportes que puedes practicar en casa

deportes en casa

5 deportes que puedes practicar en casa

Con el confinamiento causado por la pandemia del COVID-19, muchos amantes de los deportes y otras actividades físicas han tenido que renunciar a su activa rutina. El tipo de ejercicios y deportes que practicábamos se ha visto afectado por el nuevo estilo de vida que ha traído la situación actual y el distanciamiento social se ha convertido en la prioridad número uno.  Pues por el bien de todos, deben seguir las pautas de distanciamiento social. Por suerte, hay varias opciones de deportes y otras actividades que sí podemos practicar en casa. Además, en algunos de estos, ¡también trabajamos un poquito la creatividad!

El Yoga

Este deporte es súper ideal para practicar en casa, ya que con solo tener una colchoneta o una esterilla ya nos podemos poner en marcha rápida y fácilmente. Con el yoga entrenas muchos músculos del cuerpo y, además, te permite relajarte muchísimo.

¿Lo mejor? Existe un tipo de yoga para cada persona. Estas prácticas pueden ser más o menos activas o del todo pasivas, pero todas persiguen lo mismo: la unión de cuerpo y mente mediante la respiración. El reto es descubrir cuál es la práctica que mejor te conviene en función de tus características o necesidades. 

¡Si quieres empezar o mejorar tu habilidad, en las redes hay muchos tutoriales que pueden ayudarte!

deportes

Cardio

Con el tiempo de inactividad que estamos viviendo, nuestro cuerpo necesita ponerse en marcha. Por eso, los ejercicios de cardio son una buena opción para conseguirlo.

Estos ejercicios aumentan nuestro ritmo cardíaco, incrementan nuestra capacidad de resistencia, y mejoran nuestra condición física. Además, también los podemos realizar en variedad de formas: andando, corriendo, subiendo escaleras, saltando a la comba…

¡No hay excusa que valga!

Hacer abdominales

Fortalecer, construir y tonificar los abdominales no requiere de mucho tiempo, no nos hace falta ninguna máquina para ello y podemos hacerlo en cualquier sitio del hogar. 

Podemos dedicarle entre 10-15 minutos al día. Aún así, hay que tener en cuenta que, a la hora de hacer abdominales, no es recomendable machacarnos con repeticiones de forma exagerada, ni hacerlos cada día de la semana. La parte central de nuestro cuerpo es una de las más resistentes a la hora de realizar cualquier ejercicio, por lo que su tiempo de recuperación es mucho mayor.

También es muy importante hacer un buen trabajo de brazos y de espalda, además de seguir una dieta equilibrada.

deportes

Boxeo en sombra

Para practicar este deporte no necesitas ningún material deportivo. ¡Con solo golpear al aire de manera intensa ya es suficiente! Lo ideal es ir alternando entre distintas velocidades, y actuar como si estuvieses siguiendo tu oponente en el cuadrilátero. 

El entrenamiento consiste en elegir una técnica específica o un golpe y centrarse en hacerlo hasta que te canses. 

Además, también puedes entrenar las piernas ya que puedes incorporar embestidas, sentadillas o saltos y, de esta manera, incrementarás la intensidad.

Remo

Para practicarlo en casa puedes ayudarte con una banda elástica, o con una mancuerna. Este ejercicio es muy completo porque, además de potenciar la fuerza de agarre, también te permite trabajar los músculos de la espalda y los brazos. 

Con este deporte también conseguirás optimizar las funciones del sistema respiratorio y cardiovascular.

Estar en casa no es una excusa para dejar de hacer ejercicio. ¡Hay muchos deportes que se pueden hacer en casa sin necesidad de salir a la calle! Así que plantéate dedicar tres días a la semana a tu salud. Además, mantener una rutina física permitirá que estés distraído durante unas horas. La mente desconectará del exceso de información negativa, por lo que conseguirás reducir la ansiedad.

Prueba a incluir estos deportes en tu rutina de ejercicios y verás cómo te mantienen activo, y ¡en completa forma!