Publicado el

Snacks saludables para los más peques

Snacks saludables para los más peques

Os proponemos una lista de alimentos para los tentempiés de vuestros hijos. Todos ellos son nutritivos, aportan vitaminas y las calorías necesarias para que rindan bien durante el día. ¡Y además están riquísimos!

Aguacate

El aguacate es un súper alimento para los más pequeños. Es rico en grasas monoinsaturadas, fibra y vitamina E y D. Así que ayudará a que los niños crezcan con dientes y huesos fuertes. 

Este alimento presenta una gran ventaja y es que es muy fácil y rápido de preparar. ¡No necesita ningún tipo de cocción! Se puede comer crudo con tostadas, pan, en ensalada o en una macedonia de frutas. 

Arándanos

Los arándanos son una gran fuente de energía, así que es un gran recurso como snack de media mañana para los pequeños más movidos. Además, son ricos en fibra y potasio, antioxidantes y contienen flavonoides, que potencian la memoria y la capacidad de aprendizaje. 

Avena

La avena es un cereal muy rico en fibra e hidratos de carbono de absorción lenta. Su aporte también es muy completo en cuanto a proteínas, vitaminas y minerales. 

Se suele comer como postre, desayuno o merienda. Normalmente, se combina con otros alimentos como leche, bebida vegetal, yogur y fruta, aunque también se pueden preparar bizcochos, pasteles y galletas con este cereal.

Bebidas vegetales con cacao

Las bebidas vegetales son beneficiosas para todo el mundo, pero son todavía más recomendables para niños y jóvenes en etapa de crecimiento porque son una gran fuente de calcio. ¡Y si además llevan cacao las tomarán encantados! Llevan un gran contenido en calcio, fibra y vitamina E, además de tener funciones antioxidantes. 

Chocolate

El chocolate es delicioso, pero además tiene un alto contenido en antioxidantes y aporta mucha energía. Así que es una gran opción para afrontar la intensidad de las actividades físicas que los niños realizan en el colegio o en excursiones. Además, tiene propiedades antidepresivas, ya que favorece la producción de serotonina y puede contribuir a que los niños estén más atentos y centrados en sus tareas. 

Fresas

La fresa es una de las frutas más saludables para los más pequeños. Además, su color y apariencia les resulta muy atractivos. A algunos les puede costar tomarla por su acidez, pero no es nada que no pueda arreglarse con un poco de miel. Las fresas son muy nutritivas y una fuente de vitamina C, minerales y carbohidratos; son bajas en azúcares y grasas y se puede añadir a muchos platos. 

Frutos secos

Los frutos secos son un gran aliado para los desayunos, recreos y meriendas de los niños. Contienen selenio, vitamina E, cobre, zinc y fibra. Además, su perfil lipídico contiene ácidos grasos mono y poliinsaturados, los mejores para la salud, ya que aportan ácidos grasos esenciales a la vez que ayudan a regular los niveles de colesterol y de triglicéridos.

Kiwi

¡Es una fruta con múltiples beneficios! Los kiwis son muy ricos en vitamina C. Así que es un gran alimento para fortalecer el sistema inmunológico de nuestros hijos. Aporta una gran cantidad de energía, potasio, fósforo, calcio y vitaminas E y B y su contenido en fibra es muy alto. 

Plátano

El plátano es una fruta que podemos encontrar todo el año y es ideal para que los niños la coman en el desayuno, en el break de la escuela, postre o merienda. Contiene magnesio y potasio, vitamina A e importantes niveles de fósforo, hierro, hidratos y fibras. Es idóneo para el buen funcionamiento del cerebro y un complemento perfecto para aquellos con gran actividad física, como los niños más activos. 

Queso

El queso contiene componentes imprescindible para el desarrollo de los más pequeños. Sin calcio, fósforo, proteínas y vitaminas A, D y B, el crecimiento no sería correcto. Debemos pensar que es en estas edades cuando el calcio y fósforo se fijan más a los huesos. También es muy importante para desarrollar una buena dentadura y en la prevención de la caries dental y del esmalte, gracias a su aporte de calcio. Además, ¡a los niños les encanta!

Yogur

Los yogures son muy nutritivos y muy fáciles de tomar. Ayudan a que el cuerpo de los niños esté sano. Además, se pueden comer con fruta o cereales para que sea más sabroso. 

Este alimento aporta calcio para que los huesos crezcan fuertes y sanos y no contiene libre de grasas masas. Son un alimento imprescindible para aquellos que aun no han dado lo que llamamos el “estirón”.

Y, para acabar, ¡predica con el ejemplo! Los padres sois las grandes influencias de vuestros hijos. Cuidad vuestra alimentación y ellos os imitarán.