Publicado el

Huesos fuertes y sanos

Huesos fuertes y sanos

¿Cómo pueden ayudarte los frutos secos con los problemas óseos?

Llegar a una edad adulta con una buena salud ósea guarda una relación directa con la alimentación. Y en este punto, hay que tener en cuenta la importancia de incluir los frutos secos en nuestra dieta diaria, ya que aportan una cantidad de beneficios infinita. 

En este artículo, descubriremos los beneficios de los frutos secos y cómo las almendras, concretamente, pueden ayudar con los problemas óseos. 

Beneficios de los frutos secos 

En primer lugar, para prevenir los problemas óseos y tener unos huesos fuertes es necesario consumir una gran cantidad de fuentes minerales. En este caso, los frutos secos son un alimento idóneo ya que contienen magnesio, fósforo, potasio, calcio, y hierro, entre otros, además de oligoelementos como el zinc y el selenio, que actúan como propiedades antioxidantes. 

Huesos fuertes

También son un gran aporte vitamínico gracias a su riqueza en B1 o B3 y constituyen una de las fuentes vegetales más abundantes en vitamina E; se componen de grasas saludables, y se les atribuyen propiedades cardiovasculares debido a su alto contenido en grasas mono, Omega 3 y Omega 6.

Otro de los beneficios de los frutos secos es que proporcionan proteína vegetal. Por esta razón, son alimentos que, en cantidades moderadas, son excelentes para después de realizar ejercicio físico: ayudan a los deportistas a recuperarse al 100% con cada entrenamiento, y a tener la energía suficiente para poder superarse día tras día.

Por último, al ser ricos en fibra, provocan un efecto saciante que nos ayuda a controlar el apetito, y a regular el tránsito intestinal. Los frutos secos se consideran alimentos protectores porque reducen los niveles de colesterol LDL, al mismo tiempo que aumentan el colesterol HDL.

Las almendras: el fruto seco clave 

Las almendras, además de ser uno de los frutos secos más nutritivos del planeta, son buenas para el corazón, fortalecen el cabello y la piel, y son el fruto seco clave para reducir los dolores óseos y prevenir la osteoporosis gracias a la gran cantidad de calcio que tienen. 

Por su alto contenido de fósforo y magnesio, también nos ayudan a tener unos huesos fuertes, a cuidar nuestros músculos, a combatir la ansiedad y la irritabilidad y a favorecer un buen descanso.

Por esta razón, por su infinidad de propiedades beneficiosas, es recomendable tomar un puñado de almendras (aproximadamente, unas 20) a media mañana o para merendar. Ya sean crudas y con su piel, en ensaladas, en postres, o, si te van más los batidos:  ¡en bebida de almendras!

¡Ahora ya sabes más sobre cómo cuidar tus huesos!