Publicado el

Fran Torralbo, profesional del deporte

Fran Torralbo, profesional del deporte

¡Viernes de Vicio Sano! Hemos hablado con Francisco José Torralbo Sánchez, apasionado del ciclismo y profesional del mundo del deporte. Ya desde bien pequeño, sabía montar en bicicleta y a los 11 años empieza a competir en una escuela ciclista de Córdoba (Andalucía, España). Su trayectoria comienza aquí y sigue con la llegada a la categoría élite del ciclismo, mientras estudiaba en la universidad. 

Hace unos años, le surgió la oportunidad de ser maestro de Educación Física y da un giro a su vida, transmitiendo los valores que el deporte le ha enseñado durante tantos años en los jóvenes del futuro.

Hoy por hoy, cuenta con una tienda de bicicletas, Titan Bike Shop, es Team Manager en Union Titan Sport Team y sigue estudiando y formándose en el ámbito del deporte. 

¡Nos lo cuenta todo en esta entrevista!

Cuéntanos alguna curiosidad sobre ti. ¡Queremos saber quién eres!

Soy un cordobés muy sencillo, maestro por vocación y amante del mundo ciclista. Cabezón y muy trabajador pues si algo me ha enseñado la vida es que con trabajo, esfuerzo y dedicación se consiguen grandes metas. Curiosamente, es mi segundo curso en la educación pública tras mi experiencia en la educación concertada durante 6 años y tengo que decir que el año como opositor me cambió la vida por completo. Logré aprobar unas oposiciones en 9 meses, compaginando trabajo, entrenamientos… Y todo gracias a aplicar la constancia y el sacrificio que el deporte me ha dado desde pequeño. No me han regalado nada y esa es la mayor satisfacción para mí y para los que día a día me ven esforzarme tanto por lo que me propongo.

Vamos a ver… profesor de educación física, emprendedor, ciclista, team manager de Union Titan Sport Team, estudiante de máster… ¿De dónde sacas el tiempo?

Es una pregunta que me hace todo el mundo. Creo que la clave está en concentrar cada momento al 100% para exprimirlo al máximo. Muchas veces pasamos demasiadas horas pegados a RRSS, Whatsapp, etc. Y nos olvidamos de centralizar la atención en lo realmente importante, por lo que no hacemos efectivo el tiempo del que disponemos. Como se suele decir, “no es cantidad sino calidad” y esforzándonos se pueden lograr grandes objetivos.

¿Cómo empiezas en el mundo del deporte?

Por lo visto venía al mundo un tanto inquieto según mi madre… desde que me mantenía en pie ya tenía correpasillos y arrasaba por donde pasada pero lo más interesante viene cuando a los 3 años era capaz de circula en bici sin ruedines y con gran soltura

En el colegio practiqué Judo, Baloncesto y Fútbol e incluso llegué a capitanear mi equipo y estar en campeonatos de España. Sin embargo, mi pasión eran las dos ruedas y siempre que podía salía con mi tío al campo. En mi familia eran reacios al cambio pero tras convencer a mis padres, comencé en una humilde escuela ciclista (Peña Ciclista Cordobesa). Y desde ahí, año tras año, llegué al equipo élite Andalucía Caja Sur, donde verdaderamente había que demostrar tu valía.

Con 11 años ya comienzas a competir en ciclismo. ¿Cómo lleva la presión alguien tan joven?

En esa edad era como un juego y una convivencia entre tus compañeros. Tengo muy buenos recuerdos de las concentraciones que realizábamos y que sin duda marcaron mi infancia.

Era difícil de explicar a tus compañeros de clase que necesitabas entrenar muchas h-oras, que tenías que viajar y que no podías estar los fines de semana con tus amigos. Pero al final, formas un gran grupo de amigos con tu equipo ciclista y la gran parte de la infancia la pasé con ellos. Es cierto que me he perdido algunas cosas propias de estas edades pero cada uno elige su estilo de vida y esa era el que me gustaba a mí. 

Llegaste a la liga élite de ciclismo. ¿Cómo compaginaste el tiempo que requiere este deporte con tus estudios universitarios?

Fueron años muy difíciles. Faltaba bastante a clase, mis amigos me dejaban apuntes y estaba en contacto con ellos continuamente. El ciclismo es un deporte que, a diferencia de otros, requiere de largos días de fondo entre 5 y 7 horas y luego el descanso tras esa paliza. Además, los días fuera de casa por competiciones. 

Otra anécdota era que sólo yo estudiaba en aquel equipo y viajaba con los libros siempre. No descansaba lo mismo que el resto y tenía otra responsabilidad pero sabía que mi futuro en el ciclismo no sería el de una estrella mundial que ganara dinero suficiente.

Hoy por hoy, sigues vinculado con el ciclismo mediante Union Titan Sport Team. Cuéntanos cuál es tu misión principal como team manager.

Mi misión consiste en organizar el equipo en cuanto a patrocinadores (aprovecho para hacer llamamiento a empresas interesadas), organización de hoteles, competiciones, plantear planes de entrenamiento y trabajo o las estrategias dentro de competición

¿En qué se basan las sesiones de entrenamiento de un ciclista?

Son diferentes unas de otras y van en función a las cargas que se tengan planificadas. Hay días largos de fondo en el que pasamos entre 4 y 6 horas pedaleando, otro más cortos en los que realizamos más intensidad y menos tiempo, días de salida en grupeta o, incluso trabajo en gimnasio. Al final tienes que ser un atleta y no vale sólo tener una piernas potentes, sino que el cuerpo debe estar equilibrado para evitar lesiones

Días perezosos tenemos todos. ¿Cómo te motivas cuando no tienes ganas de entrenarte?

Café y buena música. Me gusta la música con ritmo que me ponga las pilas y acompañada de un buen café te vale para salir “chisposo”. También ayudan algunos vídeos de campeones que te hacen imitarlos o al menos intentarlo aunque ni en sueños llegarías a ese nivel. Y cómo no, salir recién vista un final de etapa donde ha habido guerra entre los favoritos de una gran vuelta o clásica. 

Y, ¿qué tipo de alimentación llevas?

Hace años que cambié muchos detalles que marcan grandes diferencias, además quiero ver mi reflejo en el grupo de chicos y chicas que entreno. Quiero que vean la importancia de la alimentación para el rendimiento y los buenos hábitos de estilo de vida saludable. “Eres lo que comes” y si no comes los alimentos que te ayudan a recuperar o cagarte de energía, seguramente no logres rendir al 100%. En mis redes sociales suelo aconsejar sobre productos y recetas fáciles, prácticas y rápidas de hacer pero que nos aportan lo necesario para llevar a cabo nuestros entrenamientos. Vivimos tan al límite de tiempo que todo lo que podamos ahorrar lo dedicaremos al descanso. 

Hemos escuchado mucho eso de “comer bien para rendir más”. ¿Hasta qué punto puede influir la alimentación en el rendimiento de un deportista?

Como decía anteriormente “Somos lo que comemos” y así es. Pongamos por caso uno de mis entrenamientos en los que consumo 3000 calorías, he vaciado el tanque de sales minerales, mis músculos están muy fatigados y los niveles de glucógeno a 0.

Si nos fuéramos a un restaurante “fast food” no obtendríamos los nutrientes esenciales que nos recuperarían de este esfuerzo para el siguiente previsto, además de las consecuencias negativas que ya conocemos de este tipo de cadena de restaurantes.

Particularmente, pensaba que lo estaba haciendo bien a pesar de que los niveles de grasa eran bajos pero no recuperaba lo suficiente. Ahora, con una serie de cambios, tengo menos porcentaje graso y mi cuerpo recupera mejor, estando más fuerte que años atrás

¿Qué recomendaciones nutricionales básicas darías a las personas que practican algún deporte?

Soy de los que come de todo pero lo más importante es saber encajar los alimentos al día adecuado según tu entrenamiento. Por ejemplo, si vas a hacer un fin de semana intenso, es recomendable consumir más carga de hidratos de carbono y proteínas en comparación a un día de descanso en el que podríamos reducir el número de hidratos de carbono. Suelo utilizar una frase en mis deportistas que quieren perder peso para mejorar el rendimiento, “las gallinas que entran por las que salen” y algunas veces solo basta con buscar el equilibrio. Importante siempre estar asesorados por alguien que entienda de la materia y de lo que está llevando a cabo.

La nutrición está llena de mitos. Desmóntanos alguno.

Es totalmente cierto y te sorprende con la cantidad de información que existe ya en Internet. Por ejemplo suelo escuchar que los alimentos integrales engordan menos. Sin embargo, podrían incluso a engordar más si en su procesamiento se han empleado otros ingredientes más calóricos o de pobre calidad. Lo bueno del alimento integral es que posee más fibra y micronutrientes esenciales en nuestra dieta.

Y qué decir sobre el acné y su relación con el chocolate… Qué pena suprimir el delicioso chocolate puro y sus potentes facultades antioxidantes en nuestra dieta.

Hablemos de tu lado emprendedor, ¿cómo fue el proceso de ideación de Titan Bike Shop? ¿En qué momento decides arrancar tu propio proyecto?

Este proyecto surgió de la mano de mi gran amigo Rafa. Él tiene su tienda origen en Montilla y quiso abrir una en la capital. Nos pusimos manos a la obra y tras unos meses de gran esfuerzo, se logró abrir una preciosa tienda con todo lo necesario para el mundo ciclista.

Particularmente fue un kit-kat en mi etapa como maestro, ya que terminó mi contrato en la escuela concertada y, mientras estudiaba oposiciones durante ese año, emprendí este camino compaginándolo con el estudio. Finalmente, logré mi puesto de trabajo en la escuela pública, y mi labor es seguir expandiendo esta tienda por otras provincias.

Ya que tienes una tienda especializada en deporte, qué responderías a la suplementación nutricional: ¿en qué casos y para qué?

Es cierto que los suplementos deportivos suelen estar mal considerados para las personas que verdaderamente no conocen el deporte desde adentro. Lo ven como una violación a las normas éticas, morales y regladas. Sin embargo, para deportistas que siguen una rutina diaria o personas que regularmente realizan actividad física, la suplementación deportiva es recomendada por sus beneficios: recuperación, incremento del rendimiento, búsqueda de resultados óptimos, nutrirse con un extra que no podría llegarse con alimentos debido al desgaste producido, etc. En definitiva, según los objetivos, necesidades o beneficios que se pretendan buscar; recomendaría unos u otros tipos de suplementación. 

¿Cómo te decantaste por el sector educativo para seguir con tu vida profesional?

No fue fácil dar el paso pero es cierto que mi vocación desde niño era ser maestro de Educación Física. Quizás ayudó esta relación deporte-vocación, pero lo de ser ciclista vino rodado por mi afición al deporte. 

Otro motivo que incentivó este paso fue la realidad que se vivía esos años. El paso a profesional no era tan fácil y, tenías que ser un gran campeón para ganar suficiente dinero que te mantuviera en la élite y jubilarte en ella. Por desgracia, es un deporte que no está viviendo buenos años y el sueldo de muchos profesionales solo les vale para mantenerse a pesar de las horas y horas que se pasan entrenando y compitiendo… 

La obesidad infantil es un problema grave hoy. Tú estás en contacto directo con niños y niñas por tu profesión y debes haberte encontrado con algún caso. ¿A qué crees que se debe?

Totalmente cierto y cada día me encuentro con más alumnos/as que la padecen. Sin duda, el sedentarismo producido por las nuevas tecnologías ha sido un punto de inflexión en este aspecto. Antes la diversión se encontraba en las chapas, el trompo o las “pachangas” con los amigos en la calle. Ahora, todo pasa por una consola, tablet, móvil u ordenador. Es sorprendente como los alumnos te preguntan si juegas a ciertos juegos y tú les respondes diciendo que no tienes videoconsola. Lógicamente ellos no lo creen pero así es. La educación tecnológica es fundamental por parte de las familias para canalizar los momentos de su uso. 

Por otro lado, considero que la expansión de la construcción ha limitado muchas zonas de juego. Ahora hay muchos vehículos, tráfico, calles llenas de peatones o patinetes eléctricos (otro motivo de comodidad sedentaria) que limitan los juegos tradicionales en la calle. Y cómo no, la alimentación. Vivimos a un ritmo de vida frenético y no le dedicamos tiempo a cocinar sano, se prefiere recurrir a comidas hechas y ultraprocesadas que incrementan niveles dañinos para la salud de los más pequeños. Está bien darse algún capricho pero no convertirlo en un hábito sistemático pues estamos jugando con su futura salud y les hacemos flaco favor. 

¿Cómo se combate este problema desde las escuelas?

En mi caso, he realizado varias rutinas que a día de hoy han funcionado, será también que soy algo cabezón con esto… Suelo emplear carnés por puntos en los que obtienen recompensas cuando consumen fruta a lo largo de la semana. Celebro el día de la salud realizando una gymkana especial referente a los hábitos y estilos de vida saludable, entre los que por supuesto está la alimentación. Al comienzo de cada curso nos medimos y pesamos. Me incluyo yo para motivarlos, y vamos realizando control cada cierto tiempo para analizar los resultados. Se realizan charlas y conferencias para las familias. Los maestros/as intentamos dar ejemplo mostrando nuestros desayunos saludables para que ellos también se sientan parte del proyecto.  Siempre me gusta innovar así que este año he recurrido a un carné con códigos QR. Lo completarán en modo puzzle y les llevará a visualizar recetas saludables que realizaremos en el colegio para el día de la salud.

El equipo docente debe dar ejemplo e implicarse. Ya he mencionado anteriormente las medidas que suelo realizar en los centros pero sin la implicación del resto de compañeros de profesión no es fácil. Por lo que hago llamamiento para que todos pongamos nuestra “frutita” y seamos los primeros en educar en salud.

¿Deberían estar presentes las figuras profesionales de la nutrición y la dietética en los colegios? ¿Cuál sería su función?

En cierta manera sí. Algunos caterings que trabajan en los centros, disponen de nutricionistas que ajustan los menús de los escolares para que sean sanos y equilibrados.

También pienso que no estaría mal su presencia más asidua en charlas y conferencias por los centros. Normalmente, se suele realizar una al año pero es cierto que durante el curso escolar se ven muchas cosas negativas para la salud y no estaría mal recordar los buenos hábitos alimenticios por parte de profesionales dedicados especialmente a esta labor.

¿Qué cualidades debe tener un buen profesor de deportes?

Pienso que no hay mayor enseñanza que predicar con el ejemplo y si tu alumnado percibe tu dedicación por el deporte seguramente algo cale en ellos. Suelo ponerles vídeos de atletas profesionales, pero, sin duda alguna, lo que más le llama la atención son vídeos en los que apareces tú y tu equipo; en pocos minutos las manos comienzan a alzarse para bombardearte a preguntas y, finalmente, se llevan la sensación que pretendías transmitirle.

¿Qué valores intentas transmitir a tus alumn@s?

En primer lugar, ser buenas personas, el compañerismo y el trabajo en equipo. En un mundo donde la competitividad prácticamente nos la impone la sociedad en la que vivimos, debemos tener un punto de solidaridad, ayuda y humildad por las personas que tenemos a nuestro alrededor. Durante un curso escolar se conviven muchas horas juntos y no solo se basa en enseñar materias sino inculcar valores que les haga crecer como personas.

Por otro lado, los valores del esfuerzo y el trabajo, esenciales para llegar a lograr grandes resultados en todo aquello que estudian y aprenden. Soy muy exigente con ellos pero saben que lo hago por su bien y, hasta el momento, las familias me han acompañado en esta labor por lo que mejor imposible. 

¿Y a tu equipo de ciclistas?

Los mismos que me aplico a mí mismo: esfuerzo, constancia, superación, empatía y, sobre todo, trabajo. Nada se logra de la nada, todo requiere de un esfuerzo y un trabajo diario para lograrlo y, más si cabe en el deporte. Puedes tener unas cualidades increíbles, pero si no las trabajas, jamás llegarás a ser un gran campeón. Cuántas veces hemos escuchado “Con las cualidades que tiene y ha desperdiciado su oportunidad” o “Si entrenara un poco ganaría lo que quisiera”.

Y cuando termina tu jornada, ¿Qué es lo que te llevas a casa?

Como en cada entrenamiento y en cada competición, si lo has dado todo lo que tenías en ti y lo has hecho lo mejor que has sabido o podido; conciencia tranquila y a dormir. Por suerte, nunca he tenido problemas para dormir por lo que es síntoma de que he dado mi 100% con mis mejores intenciones y pretensiones

¿Tu cita o frase favorita?

“Siempre volar más alto”. Estoy aquí y ya estoy pensando en llegar allí, soy inconformista y me gusta progresar en todos los ámbitos de mi vida. Además, no hay nada mejor como tener la mente ocupada con retos y objetivos; sin ellos la vida no tendría alicientes. 

¿Una costumbre antes de empezar una carrera?

Revisar que todo esté correcto en mi equipamiento y bicicleta. Y, ¡todo derecho y conjuntado! Casco y gafas alineadas, culotte, maillot y calcetines a la misma altura; siempre a juego.  Me gusta la fotografía y para salir bien no podemos ir de cualquier manera (-risas-). 

¿Nuevos retos o proyectos?

Será un curso intenso pues comienzo un segundo máster orientado a la Educación Inclusiva, la resolución de conflictos y el trabajo cooperativo. Y, en el ámbito deportivo, también comienzo el curso de Director Nacional de Ciclismo con la idea de estar en lo más alto del rendimiento deportivo, dirigiendo equipos y actualizando mis conocimientos en cuanto al entrenamiento.

Sin olvidarnos de mis objetivos deportivos que, a día de hoy, con la pandemia sanitaria que estamos sufriendo, se sitúan con muchas ganas en 2021. Algunas vueltas, open de España y Andalucía de Maratón y algunas marchas cicloturistas de prestigio nacional como la Quebrantahuesos o La Indomable.

Muchísimas gracias por este pedazo de entrevista Fran. ¡Muchos éxitos!