Publicado el

¡Apaga el piloto automático! ¡Es momento de tu snack!

¡Apaga el piloto automático! ¡Es momento de tu snack!


Nos guste o no, debemos reconocer que el trabajo es nuestro medio de vida. Todos tenemos facturas que pagar o compromisos económicos a los que atender. Es la base de nuestra independencia. Aun así, todo en exceso es perjudicial para nuestra salud. Trabajar de una forma continuada sin parar a descansar es un error en el que muchos caen. Nos han enseñado a trabajar duro, pero no a descansar duro. Y lo segundo es esencial para hacer bien lo primero.

El estrés y el agobio son factores comunes que entran en juego cuando nuestras rutinas se convierten en algo pesado, monótono y difícil de sostener durante mucho tiempo. Estar bajo presión o grandes cargas de trabajo durante tiempos prolongados puede acabar haciendo que nos desmotivemos, nos cueste concentrarnos, sentirnos cansados o aburridos, cometer errores e incluso que nos juguemos nuestro puesto de trabajo.

Para afrontar nuestra rutina laboral de la forma más positiva posible, es imprescindible que os teméis un descanso. Tomarse un break significa cambiar 100% de actividad, descansar y tomarte unos minutos para ti. Gracias a este pequeño descanso mejorarás tu memoria, tu creatividad, tu concentración y tu motivación. Así que dedica un tiempo de tu día de trabajo a estirarte, cambiar de posición, estirar las manos, salir afuera y airearte, escuchar tu playlist favorita, hablar con tus compañeros y, sobre todo, tomar un snack saludable que te ayude a recargar las pilas.

Dale a tu break sabor y energía

Los snacks o tentempiés no son un enemigo para tu dieta ni te harán engordar si eliges bien los alimentos que debes incluir en tu dieta a estas horas. De hecho, intenta hacer una ingesta cada tres horas. Los snack de media mañana o media tarde te ayudarán a sentirte con más energía durante la mañana o la tarde y evitar llegar a la comida o a la cena con un hambre voraz.

Esperar muchas horas para tomarte tu tentempié no te dará buenos resultados. La mejor hora para darte ese respiro que tu cuerpo necesita es a media mañana o a media tarde, en función del horario de tu jornada laboral, para llenarte de energía y volver al trabajo. Si alargas ese tiempo hasta las últimas horas, tu cuerpo empezará a utilizar tus reservas y necesitarás más esfuerzo para completar tus tareas

Como te comentábamos, debes elegir alimentos sanos para estos momentos del día y que aporten a tu cuerpo lo que necesita. Si comes bollerías, patatas fritas o galletitas saladas, correrás el riesgo de coger peso y de que tu snack no sirva para nada, ya que no le aportará a tu cuerpo la energía que este te está pidiendo. Intenta que sea variado y no comer todos los días lo mismo, ya que acabarás aburriendo el snack por muy saludable que sea y puedes caer en el error de prescindir de esta comida. Nosotros te hacemos la siguientes propuestas para tu media mañana o tu media tarde:

Frutas: frambuesas, arándanos, plátanos, manzanas… todas ellas son una gran fuente de vitaminas, fibra, glucosa y agua!

Bebidas vegetales: son grandes recursos para las personas intolerantes a la lactosa. Son muy nutritivas y contienen un alto contenido de ácidos grasos de calidad y calcio. Además, hoy día existen formatos minibrick y te las puedes llevar a todas partes (guiño, guiño) 😉

Frutos secos: las almendras, las nueces, las avellanas, los anacardos o los pistachos son snack muy saludables. 30 gramos al día de frutos secos te aportan la energía necesaria para recargar las pilas y, además, gracias a sus valores nutricionales, potencian el buen humor. Además, tienen un gran poder saciante que hará que llegues a la siguiente comida sin tener la sensación de que necesitas devorarlo todo.

Embutidos: el pavo o el jamón cocido o el jamón serrano son opciones muy saludables y que aportan a tu cuerpo una gran cantidad de proteínas. Acompañadas de tostadas o pan integral son una opción deliciosa para tu media mañana.