Publicado el

Flan de miel

¡Hoy os traemos un postre! Siempre hay una versión saludable de tus postres favoritos y ¡aquí os dejamos la prueba con este flan de miel y bebida de almendras

No lleva leche condensada ni tampoco caramelo, pero es una alternativa genial al flan tradicional y te animamos a hacerlo en casa. Esta receta es algo más complicada que otras que os hemos enseñado, pero ¡no imposible!

INGREDIENTES:

  • Media taza de miel para la base
  • 3 tazas de bebida de almendras
  • 6 huevos
  • 1 rama de canela
  • 1 cucharada de esencia de vainilla

Elaboración:

  • Calentar media taza de miel en un cazo a fuego medio durante 8 minutos hasta que coja un color más oscuro. 
  • Veter la miel en la base de un molde redondo y girarlo para que la miel cubra el fondo y los laterales.
  • Colocar el molde dentro de otra fuente o bandeja con paredes altas para cocerlo al baño maría.
  • Preparar la masa del flan calentando la bebida de almendras con la rama de canela. Debéis cocer a fuego medio-bajo durante 20 minutos, revolviendo la mezcla para evitar que la leche se queme.
  • Batir los huevos y mezclar con la esencia de vainilla en un bol
  • Verter la bebida de almendras en el bol y batir hasta que quede integrada por completo en la composición.
  • Colocar la masa en el molde utilizando un colador para filtrarla. 
  • Verter agua muy caliente en la bandeja o fuente hasta que llegue a la mitad de altura del molde.
  • Cubrir el molde con papel de aluminio y llevar al horno a una altura media.
  • Hornear a 180 ºC durante una hora hasta que los lados laterales se hayan asentado y el centro tiemble un poco.
  • Sacar del horno, retirar el papel de aluminio y dejar que repose al baño maría en la encimera de la cocina durante 50 minutos.
  • Retirar el molde del agua, tapar con film transparente y dejar enfriar en la nevera durante un día.
  • Desmoldar el flan deslizando un cuchillo afilador por los bordes del molde. 

¡Y ya estaría listo para cortar y tomar! Como consejo, os sugerimos que lo acompañéis con fruta fresca y lo hagáis el doble de rico y el doble de sano.