Publicado el

Entrevista a Joaquín Aravena

Joaquín Aravena, jugador de balonmano


¡Los viernes toca Vicio Sano! Esta semana, hemos hablado con Joaquín Aravena. Recién llegado de Argentina, este chico de tan solo 20 años es el nuevo fichaje del club Zamora Rutas del Vino de balonmano.

Este central de balonmano llegó a Zamora el pasado mes de enero para seguir progresando en el balonmano y ganar experiencia en competición de alto nivel. Contento y con mucha motivación, este jugador ha empezado en su nuevo equipo con el dorsal número 21. Por el momento, lo tendremos en España dos temporadas, con opción a una tercera. Sin duda, ¡todo un fichaje!

Sigue leyendo porque nos ha contado cómo ha sido esta transición de Argentina a España, su adaptación al nuevo equipo y cuáles han sido sus sensaciones estos primeros meses.

– ¿Quién es Joaquín Aravena? ¡Cuéntanos alguna curiosidad sobre ti para que te conozcamos un poquito mejor!

Pues soy un chico de 20 añitos de Argentina que ha venido a España a aprender balonmano de la mano de los profesionales del club Zamora Rutas del Vino y poder dedicarme a ello. Y me encantaría poder evolucionar y progresar este período aquí.

– 20 años. De Argentina te mudas a España. Sales del nido familiar y pasas a vivir con tus compañeros de equipo. Empiezas a jugar a nivel profesional a balonmano. ¿Cómo has vivido este cambio?

Es muy difícil. Allá estaba muy cómodo con mi familia y amigos. Pero son sacrificios que hay que tomar para poder mejorar. Abordar estas dificultades me ayudaré a progresar seguro. Igualmente, acá estoy muy cómodo con mis compañeros de piso. ¡Nos llevamos muy bien!

– ¿Cuáles fueron tus primeros pasos en el balonmano?

Mis primeros pasos los di en el colegio. Si no recuerdo mal, diría que tenía unos diez años.

– ¿Y tu filosofía como jugador?

Esfuerzo y constancia. Entrenar para mejorar. ¡Se juega mejor si se entrena más y mejor!

– ¿Tienes grandes figuras de referencia del balonmano?

Sí. Creo que debe ser el referente de muchísimos argentinos. Diego Simonet.

– ¿Cuándo empiezas a plantearte jugar de forma profesional?

Cuando tenía entre 16 y 17 años me llamaron para arrancar en el mundo del balonmano. En ese momento empecé mis primeras experiencias en Brasil e Italia y a plantearme la opción de jugar de forma profesional.

– ¿Qué te ha aportado jugar con el SAG Villa Ballester de Buenos Aires?

Es el mejor equipo de Argentina. Me aportó muchísimas cosas. Trabajo en equipo, compañerismo, técnica, tácticas de juego… tiene un estilo de juego muy parecido al de aquí y eso me ha ayudado a la hora de adaptarme al modelo de juego de aquí.

– Hace unos meses SAG Villa Ballester se proclamó como campeón de la Liga de Argentina. ¿Cómo viviste ese logro?

Fue increíble. El logro más grande que he vivido. Cuando es difícil lograrlo y se consigue, ese éxito se vive con una intensidad enorme. Saboreas de un modo muy intenso esa victoria. Y eso es lo que nos sucedió.

– Eres el nuevo central del El Balonmano Zamora Rutas del Vino. ¿Cómo te ha recibido el equipo?

Excelente. Desde el primer día que llegué. Todo el mundo me recibió estupendamente. Y, al pasar los días, ha sido aun mejor.

– Y tienes un contrato de dos a tres años con el Zamora Rutas del Vino. ¿Sensaciones? ¿Algo de presión?

Sensaciones muy buenas. Poder ser el central de un gran equipo es genial y algo muy positivo. Pero, ahora que lo dices, un poco de presión también ha habido, aunque me voy olvidando de esto pasando el día a día. Trato de mejorar y aportar todo lo que pueda y más al equipo.

– ¿Cómo has vivido este cambio de equipo?

Cuando me llamaron, estaba de vacaciones sin pretemporada. Me costó por esa parte más que nada. Es decir, la parte física. Por suerte, me acostumbré rápido y cogí el ritmo.

– ¿Cuáles han sido las primeras correcciones o consejos de tu nuevo entrenador Leo Álvarez?

Sus primeras correcciones fueron sobre mi 1 contra 1. Me dio varios consejos y me corrigió mi método en esa jugada para que fuese más peligroso y punzante.

– Has jugado pocos partidos en España. Pero, ¿qué diferencias ves entre el balonmano de Argentina y el de España? ¿Echas algo en falta?

En las dos ligas hay muy buenos jugadores. De calidad y muy bien preparados. La diferencia entre una liga y otra es que acá el juego es más prolijo (minucioso) en defensa y en ataque.

– ¿Qué es lo que más valoras de los jugadores de tu nuevo equipo?

La disciplina que tienen. Es lógico. Acá nos pagan por jugar y allá, en Argentina, tenemos que pagar para jugar.

– Desde tu experiencia, ¿cómo logra un jugador rendir al máximo en la pista?

Lo importante es todo lo que se hace durante los entrenamientos. Practicar, mejorar, progresar, involucrarte en el equipo, crear estrategia… Sin embargo, también es muy importante cuidar nuestro cuerpo, ya que es nuestra herramienta de trabajo.

– Un deportista profesional como tú, ¿sigue una dieta deportiva y unas pautas de entrenamientos? ¿En qué se basan?

Sí. Es muy importante seguir una dieta equilibrada y enfocada a tu esfuerzo físico para rendir en pista. Yo tengo a mi nutricionista de Argentina, que me ayuda a seguirla. Las pautas de entrenamiento las da el entrenador, tanto físicas y con el balón. Siempre deben respetarse. La figura del entrenador es imprescindible y se hace lo que dice el entrenador.

– ¿Cómo llevas los momentos de presión antes y durante los partidos?

Soy un jugador que, antes del partido, se pone muy nervioso y empiezo a pensar mucho en lo que podemos hacer o lo que puede pasar durante el partido. Me refiero a las acciones que pueden llevarse a cabo. Aun así, cuando comienza el partido me olvido de esos nervios y juego tranquilo.

– El balonmano es un deporte que requiere conocer y entender a tu compañero. Cuéntanos como lográis esa coordinación o compenetración.

En Argentina tenía muchos compañeros de equipo con los que compartí muchos años de juego. Jugué con ellos desde los 11 años. Así que nos conocíamos bien en el campo y jugábamos casi de memoria. Así que puede hacerse más complicado. Sin embargo, pasando los partidos y los entrenamientos empecé a conocer a mis compañeros y a entender su forma de jugar. Como central, trato de llevar a cabo acciones que puedan resolver y con las que se sientan cómodos. La cohesión y la coordinación son claves para jugar en equipo y eso es lo que intentamos trabajar y entrenar.

– Además de los beneficios físicos, ¿qué otros aspectos favorables tiene el deporte desde tu experiencia?

Creo que el mayor beneficio son los compañeros que conoces y los amigos que acabas haciendo. Llegué a España solo, sin conocer a nadie. Así que no tenía amigos. Ahora tengo entre 20 y 30 amigos que ya son una familia para mí.

– Hemos leído unas declaraciones en las que afirmas que siempre quisiste venir a España. ¿Por qué?

En Argentina, la liga española está muy bien vista. Los grandes referentes del balonmano argentinos jugaron en un equipo de España. El idioma también ayuda mucho. Todos hablamos español. Creo que por esos motivos siempre quise venir acá.

– Aun eres joven por lo que tendrás más metas por cumplir en el deporte. ¿Cuáles son?

Ahora mismo, los objetivos a corto plazo son mejorar como jugador y poder rendir en cada fecha clave de esta liga. No he pensado mucho en un futuro lejano, pero creo que como objetivos a largo plazo tendría jugar en la liga Asobal. También me gustaría jugar en el Mundial Juniors con la selección de Argentina y en algún momento poder llegar a la absoluta.

– Sabemos que aun falta mucho para esto porque acabas de empezar, pero ¿qué te gustaría hacer cuándo te retires?

En septiembre, si es posible, empezaré a estudiar magisterio. En Argentina empecé la carrera de psicología, pero la dejé a medias. Trataré de estudiar y jugar a balonmano a la par. Y cuando no juegue más, me gustaría dedicarme a lo que he estudiado.

– No queremos que dejar nada en el tintero, así que ¿te gustaría añadir algo a esta entrevista?

Simplemente, agradecerles el haberme hecho esta entrevista y ¡desearle lo mejor a tod@s!