Publicado el

¿Cómo nutrir nuestra felicidad?

¿Cómo nutrir nuestra felicidad?


¿Conocéis el mood food? Se trata de una filosofía de vida que consiste en encontrar alimentos, platos y dietas que estimulen el buen humor, la alegría y el placer. Aprovechando la ocasión, hoy nos hemos empapado de esta filosofía de vida y os hemos preparado una lista de alimentos para tus momentos más chof. No siempre se puede estar con el ánimo arriba y ser lo más positivos del mundo. Para esas situaciones de bajón, existen alimentos que pueden hacerte sobrellevar estos días un poquito mejor y generarte felicidad.

¿Cómo podemos nutrir nuestra felicidad? No es una cuestión de que los alimentos nos gusten más o menos. Obviamente, sentirás más placer si comes algo que te gusta, pero será momentáneo y breve y no se traducirá en un sentimiento duradero. Se trata de mejorar nuestro estado de humor a largo plazo y, para ello, debemos tener en cuenta los componentes de los alimentos que tomamos. Algunos de ellos nos llevan a distintos estados de ánimo y afectan al equilibro de la serotonina y la dopamina. Por lo tanto, es una cuestión química. Está comprobado que una buena alimentación actúa sobre la química cerebral, provocando beneficios en el estado anímico.

La serotonina se produce en nuestros intestinos y regula nuestro estado de ánimo y promueve el sueño. Por otra parte, la dopamina maneja la motivación, la atención y la recompensa emocional. Estos químicos que afectan al estado de ánimo se crean a través de los alimentos.

Después de este rollazo que os acabamos de pegar, os presentamos una lista de alimentos que pueden ayudaros a ser más felices y a estar de mejor humor.

Chocolate

El chocolate es por excelencia el rey de la felicidad. ¿Recordáis alguna escena de Rachel y Mónica en Friends con una tarrina enorme de helado de chocolate para pasar un desamor? Este alimento tiene efectos calmantes, estimula el sistema nervioso, sirve para relajarse y sentir placer y, además, te hará liberar endorfinas. Lo más recomendable es consumirlo con mayor porcentaje de cacao. Cuanto más puro y más oscuro es el cacao, más sano, pues más triptófano aportará y menos grasa tendrá.

El chocolate ayuda a disminuir la tristeza y a levantarte el ánimo. Son buenos para reducir la angustia, ya que contienen fenitelamina, un compuesto orgánico de la familia de las anfetaminas que es la responsable de nuestros enamoramientos, las “mariposas en el estómago” o sentir rubor o vergüenza. El proceso que experimenta el cuerpo al comer chocolate es similar al que experimenta en un proceso de enamoramiento, cuando liberamos la hormona del placer, conocida como oxitocina, ademбs de endorfinas, las hormonas que controlan el bienestar y la euforia. Todo esto se debe a que el chocolate contiene feniletilamina.

Además, el chocolate es rico en flavonoides, que ayudan a mantener una buena presiуn en la sangre, y tiene muchos antioxidantes y nutrientes, como hierro, cobre, magnesio y potasio.

Frutas: plátanos, naranjas y arándanos

La llaman la fruta de la felicidad. El plátano contiene dopamina, la hormona del placer. Su consumo nos ayudará a dormir mejor y a alcanzar buenos niveles de serotonina, que apacigua el sistema nervioso. Por otra parte, nos ayudan a controlar el estrés y a evitar las depresiones. Además, el plátano contiene mucha cantidad de fibras y nutrientes.

En el caso de las naranjas, una buena dosis diaria de 150 miligramos de su vitamina C bastará para disminuir tu nerviosismo y ayudará a mejorar tu estado de ánimo. Por su parte, los arándanos, al ser ricos en fibra, ralentizan la digestión, disminuyendo los efectos del estrés. Esta digestión más lenta hace que los niveles de azúcar permanezcan estables en la sangre más tiempo.

Frutos secos: almendras, nueces y anacardos

Los frutos secos son grandes aliados para las épocas de bajón. Su composición potencia el buen estado anímico y, a la larga, nuestra felicidad.

Las nueces destacan por su contenido alto en Omega 3, que mejora nuestro humor, la memoria, capacidad de aprendizaje y potencia la plasticidad cerebral. Además, son ricas en minerales y vitaminas, entre ellos selenio que ayudará a producir energía al organismo y disminuir la ansiedad. Por su parte, comer almendras tiene un efecto relajante por su contenido en triptófano, que aumenta la serotonina. Son ricas en magnesio, que calma los nervios. Si su aporte es suficiente durante el día, se duerme y se descansa mejor. Y, por último, los anacardos son ricos en zinc, un mineral que aleja a la depresión.

Pescados azules: salmón y atún

El salmón y el atún son pescados ricos en ácido Omega 3. Algunas investigaciones dicen que las personas con depresión carecen de un ácido en concreto que se encuentra en estos alimentos y ayuda a reducir la ansiedad y la tristeza. Los ácidos grasos Omega 3 son esenciales para la síntesis de serotonina que aumenta la autoestima y la concentración. Por otra parte, el atún contiene vitaminas B3, B6 y B12 y selenio, que es imprescindible para mantener un estado de felicidad y bienestar más elevado.

Champiñones

Los champiñones son una buena fuente de selenio, un nutriente que tiende a dejarse de lado en nuestra dieta. Una deficiencia en selenio suele estar relacionada con peor humor, por lo que mantener unos niveles adecuados de este mineral se asocia a un estado de felicidad y bienestar más elevado.

¡Te hemos dado unos cuantos recursos para alimentar tu felicidad! Esperemos que te hayan sido útiles y añadas alguno de ellos a tu dieta. ¡Hasta la próxima!