#viciosano by

Brownie de chocolate y almendras con Nectina

No hace falta ser un especialista repostero para preparar postres deliciosos. Si lo que quieres es darte un caprichito o dárselo a los tuyos, esta receta es lo que andabas buscando.

 

¿Qué se necesita?

  • 125 gramos de chocolate para fundir
  • 3 huevos
  • 100 gramos de azúcar moreno
  • 1/2 taza de bebida de almendras nectina
  • 100 gramos de mantequilla
  • 1 sobre de levadura
  • 70 gramos de harina
  • 50 gramos de almendras
  • Helado y fruta para acompañar

 

¿Cómo se hace?

Lo primero que tenemos que hacer es precalentar el horno a unos 150º y preparar el molde o moldes que queramos utilizar para darle forma a nuestro brownie. Envolveremos dichos moldes con papel vegetal para evitar que el resultado quede pegado.

El segundo paso será fundir el chocolate al baño maría. Cuando esté listo, agregaremos la mantequilla. Lo mejor es ir añadiéndola a trocitos pequeños para que se funda más rápido y quede mejor mezclada. Por último añadiremos la bebida de almendras Nectina.

A continuación deberemos batir los huevos hasta obtener una mezcla homogenea para después mezclarlo con el chocolate previamente trabajado sin dejar de remover.

Añadiremos las almendras, la harina, la levadura y el azúcar moreno y volveremos a remover para que quede todo repartido.

¡Ya casi lo tenemos! Una vez hayáis llegado hasta aquí todo lo que queda es verter la masa en el molde o moldes elegidos y dejarla cocer en el horno (previamente calentado) entre 15 y 20 minutos.

Aunque para los más perfeccionistas y para los instagramers ningún plato está listo si no se puede presentar debidamente. Podemos decorar el brownie con frutas, toppings varios, con chocolate fundido, nata, helado… ¡lo que más os apetezca!

Si quieres compartir el resultado con nosotros puedes etiquetar a nuestro perfil de instagram @nectina_original.

Un truquito:

Para saber si el preparado está del todo hecho podéis pinchar un palillo de madera. Si al sacarlo sale seco es que está listo o casi listo. ¡Y que aproveche!